Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Políticos portugueses: prohibido hacer promesas durante tres meses

Miembros del Gobierno, de los Ayuntamientos y de las empresas públicas no pueden publicitar sus logros hasta después de las elecciones europeas

El ayuntamiento de Lisboa anuncia que trabaja en el barrio de Beato.
El ayuntamiento de Lisboa anuncia que trabaja en el barrio de Beato.

“Puedo prometer y prometo….”. Pues no, en Portugal no. La legendaria frase del expresidente  español Adolfo Suárez durante la Transición no puede aplicarse en Portugal. Al menos hasta después de las elecciones europeas del 26 de mayo. La Comisión Nacional Electoral (CNE) ha prohibido a los miembros del Gobierno, de los Ayuntamientos y de las empresas públicas divulgar sus logros o anunciar proyectos de futuro, concursos y adjudicaciones. La única excepción son las comunicaciones oficiales sobre seguridad.

La mordaza a los políticos se basa en una interpretación rigurosa de la ley electoral de 2015. Varios partidos solicitaron una guía a la CNE para saber a qué atenerse, y la decisión del organismo -basada en sentencias del Tribunal Constitucional- ha provocado la indignación de los políticos de todos los colores. El alcalde de Lisboa, Fernando Medina, del Partido Socialialista (PS), ha calificado de “aberración” la interpretación de la Comisión Electoral.

“Los órganos del Estado y de la Administración Pública”, dice la CNE, no pueden hacer “publicidad institucional a través de anuncios, actos, programas, obras o servicios, salvo en caso de grave y urgente necesidad pública”, del 26 de febrero al 26 de mayo. Como se da el caso de que el 9 de octubre hay elecciones legislativas y que, obviamente, la CNE aplicará el mismo criterio, los políticos en órganos públicos solo podrán divulgar sus logros en junio, un mes más dedicado a las verbenas de San Antonio, San Juan o San Pedro, cuando la única promesa con impacto -aunque increíble- sería la bajada del precio de la sardina.

“Más vale cerrar las puertas”, ha dicho el alcalde de Cascais, Carlos Carreiras, del Partido Social Demócrata (PSD), el mismo partido que creó la ley electoral vigente. “Es una ley del PSD y CDS, pero es una ley completamente equivocada”.

La prohibición de la propaganda va "desde la revista municipal a la factura del agua"

La CNE quiere impedir que “las entidades públicas -y sus titulares-, a través de los medios a su alcance, los utilicen a favor de determinada candidatura en detrimento del resto, creando un factor de desequilibrio entre ellas”. El anuncio de concursos de obras deberán hacerse solo en el Diario Oficial de la República.

La interpretación de la ley por parte de la CNE ha ido mucho más lejos de lo que esperaban los partidos y, hasta ahora, practicaban. De hecho, el último cambio de Gobierno fue motivado por la inclusión en las listas europeas del PS de miembros del Ejecutivo de António Costa. Pero esa incompatibilidad electoral de ministro y candidato no se extendía a impedir la propaganda de la actuación de los Ayuntamientos en unas elecciones que son europeas.

Ya puestos a responder a las dudas de los partidos, la CNE ha entrado en los mínimos detalles de su prohibición y en toda su casuística: concursos, adjudicaciones, campañas de comunicación, anuncios únicos, publicidad realizada por entidades públicas y financiada por recursos públicos, acciones que tengan por objetivo “directa o indirectamente la promoción de la imagen, iniciativas o actividades de la entidad, órgano o servicio público o la adquisición onerosa de espacios públicos", aunque hayan sido contratados antes del 26 de febrero.

La prohibición de la propaganda va "desde la revista municipal a la factura del agua", puntualiza la CNE. Tampoco se olvida de las páginas oficiales en Facebook, o de titulares como "promesa cumplida o cualquier otra que pretenda enaltecer en vez de esclarecer" y que vayan ligados al logotipo de una institución pública. Tampoco podrán decir los políticos en órganos públicos que "el futuro será mejor" o que "continúan a buen ritmo las obras", ni "valorizar recursos naturales como el mar o los ríos" junto a un logotipo de un organismo público. La prohibición también atañe a campañas municipales para concienciar a los ciudadanos sobre el ahorro de agua o la separación de las basuras domésticas.

Con la salvedad del Bloco de Esquerda, con escasa fuerza municipal y gubernativa, todos los partidos han anunciado que cumplirán la ley, pero no tanto lo que dice la CNE. Han dejado caer que lo de la CNE es solo una interpretación; pero ya hay varios alcaldes advertidos por inauguraciones del pasado fin de semana y otros que han dejado la placa o la nueva calle sin su foto y su corte de cinta.

Rectificación de la CNE

En la tarde del miércoles, día 13, dos semanas después de su interpretación de la ley, la CNE ha publicado una nota informativa en la que rectifica y dice que los los órganos del Estado y sus dirigentes podrán hacer inauguraciones, conceder entrevistas, proferir discursos y responder a los medios de comunicación. Aún así, la CNE no admite que sea una rectificación por las protestas de los partidos políticos, sino solo una aclaración. Mantiene el resto de prohibiciones, como la de los anuncios publicitarios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información