Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta Electoral exige a Torra que quite lazos amarillos y ‘esteladas’ de edificios públicos

El órgano considera "legítimo" que los partidos utilicen esos símbolos, pero no las instituciones

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este lunes. En vídeo, declaraciones este martes de Inés Arrimadas (líder de Ciudadanos en Cataluña).

La Junta Electoral Central (JEC) ha requerido este lunes al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que ordene en el plazo máximo de 48 horas la inmediata retirada de las banderas esteladas y de lazos amarillos que puedan encontrarse en cualquier edificio público dependiente del Govern.

Según la JEC ambos símbolos pueden ser "legítimamente utilizados por las formaciones políticas en su propaganda electoral pero no por los poderes públicos ya que estos deben mantener una rigurosa neutralidad política". En una reunión de más de seis horas, los magistrados y catedráticos que componen la Junta, resaltaron que "el lazo amarillo y la bandera estelada son símbolos partidistas utilizados por formaciones electorales concurrentes a las elecciones". A modo de descripción se apunta que "el lazo amarillo, se ha utilizado para recordar a dirigentes o candidatos pertenecientes a formaciones políticas que se encuentran en situación de prisión preventiva".

En aras de la igualdad del sufragio "la ley encomienda a la Administración electoral preservarla y prohíbe a los poderes públicos —que están al servicio de todos los ciudadanos— tomar partido en las elecciones. A lo que cabe añadir que las libertades ideológicas y de expresión son derechos fundamentales de las personas, no de los gobernantes, de manera que los ciudadanos pueden ejercerlos sin más restricciones que las que imponga el respeto de los derechos de los demás", se argumenta en la resolución. La Generalitat podrá ahora recurrir esta decisión interponiendo un recurso contencioso-administrativo ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo en el plazo de dos meses desde su notificación.

Ciudadanos dio el pasado miércoles un día de plazo al Govern para que retirara los lazos amarillos al considerar que la presencia de esos símbolos infringía el principio de neutralidad institucional en el periodo electoral. Alfred Bosch, consejero de Exteriores de la Generalitat, replicó que no lo harían y defendió que la exhibición de lazos y pancartas está amparado por el derecho fundamental a la libertad de expresión. Un día después, la formación de Inés Arrimadas presentó una queja en la Junta Electoral Central.

Esta decisión no es la primera vez que se toma. En las últimas elecciones catalanas, en diciembre de 2017, la junta electoral de Barcelona ya adoptó la misma medida y obligó a varios Ayuntamientos de la provincia a retirar lazos amarillos de sus edificios y a quitar pancartas, que contenían lemas como "Llibertat presos polítics".

Antes, también hubo un pronunciamiento sobre la colocación de esteladas. El Supremo dijo en 2016 que es una enseña "partidista" que representa solo "a una parte de los ciudadanos catalanes representados por una parte de los partidos políticos". Y, por tanto, los magistrados concluyeron que su exhibición en edificios públicos atenta contra la exigencia de "neutralidad" de estos, especialmente en periodo electoral.

"Ciudadanos ha hecho lo que el Gobierno de Sánchez no hace: denunciar ante la Junta Electoral el secuestro de los espacios públicos por parte del nacionalismo. Torra mantiene la propaganda separatista en los edificios mientras Sánchez mira hacia otro lado. La JEC nos ha dado la razón", ha celebrado este lunes Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña, tras conocer la decisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >