Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU procesa al ministro venezolano El Aissami por violar las sanciones a capos de la droga

La fiscalía federal en Manhattan considera que el funcionario esquivó las restricciones viajando a Rusia y Turquía

Tareck El Aissami, en julio de 2017.
Tareck El Aissami, en julio de 2017. AP

Estados Unidos ya tiene la llave para procesar al ministro venezolano Tareck El Aissami por narcotráfico. La fiscalía del Distrito Sur de Nueva York le acusa de cinco cargos por violar las sanciones que se imponen a los capos de la droga, castigados con una pena máxima combinada de 150 años de cárcel. El responsable de Industria y vicepresidente económico es una figura de peso en el régimen de Nicolás Maduro. Llegó a ocupar la vicepresidencia ejecutiva.

Las autoridades estadounidenses deciden procesar al funcionario por utilizar dos compañías establecidas en Estados Unidos para violar las sanciones que se aplican a entidades o individuos que están sujetos a restricciones por participar en actividades de narcotráfico. También se cita a otros tres inculpados, entre ellos el empresario venezolano Samark José López Bello. El resto de los acusados reside en Florida.

“Usó su posición de poder para involucrarse en el narcotráfico internacional”, declaró el agente especial Ángel Meléndez del departamento de Seguridad Nacional, “esquivando las sanciones y violando la ley”. Recuerda que Tareck El Aissami ocupa cargos “clave” en el Gobierno y que integra desde hace un año la lista especial de personas designadas por el Tesoro de EE UU como narcotraficantes, junto a su socio Samark José López Bello.

Meléndez explica que ambos “utilizaron aviones privados para celebrar encuentros privados por todo el mundo, incluyendo Turquía y Rusia”. Las sanciones, añadió, están diseñadas para evitar que las personas ganen poder esquivando la leyes. Respecto a los otros acusados, el agente explica que “trataron de llenarse los bolsillos con dinero sucio” ayudándoles. Todos, dice, una amenaza para EE UU.

“El Aissami y López Bello tendrán que pensárselo dos veces antes de dejar Venezuela otra vez”, advirtió el agente especial, “porque se les busca para hacer frente a la justicia en Nueva York”. El fiscal Geoffrey Berman considera que el ministro “evadió” las restricciones impuestas al utilizar en su beneficio dos compañías estadounidenses que ofrecen servicios de transporte internacional en jets privados.

EE UU determinó en febrero del pasado año que El Aissami desempeñaba un papel “significativo” en el tráfico internacional de droga. López Bello es identificado como su “testaferro”. Hay otros dos individuos, uno residente en Florida y otro en Panamá, que se enfrentan cada uno a un cargo por conspiración. Cada cargo por violar la ley de capos de la droga está castigado con un máximo 30 años de prisión.

“La aplicación de la sanciones es crítica”, insiste el fiscal de Manhattan. Los cargos son el resultado de una acción conjunta en la que participó también la agencia antidroga de EE UU y los servicios de inteligencia del Departamento de Justicia. El caso ha sido asignado al magistrado Alvin Hellerstein. La fiscalía deja claro, en todo caso, que los acusados tienen derecho a defender su inocencia en un tribunal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >