Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un afroamericano se convierte en el líder de un grupo neonazi en Estados Unidos para acabar con él

El activista californiano James Stern se ganó la confianza del dirigente del Movimiento Nacional Socialista, ubicado en Detroit, hasta conseguir que le cediera el cargo

James Stern, durante una rueda de prensa en 2012, en Jackson (Misisipi). En vídeo, Stern explica cómo logró la presidencia del Movimiento Nacional Socialista.

Lo que ha ocurrido este invierno en Detroit podría ser perfectamente la copia de un guion tragicómico de Hollywood, el último de Spike Lee, sin ir más lejos, Infiltrado en el KKKlan, ese que cuenta la historia del policía afroamericano que en los 70 logró colarse hasta la médula del Ku Klux Klan. Pero es tan real como los documentos que reflejan que el nuevo líder del Movimiento Nacional Socialista (NSM, por sus siglas en inglés), uno de los grandes grupos neonazis del país, es un hombre negro llamado James Stern. La noticia comenzó a circular de forma algo confusa en los medios estadounidenses el pasado jueves. El viernes el flamante dirigente empezó a conceder entrevistas para anunciar su primera medida al frente de la organización: acabar con ella.

Usando un símil político, se podría decir que Stern ha dado un golpe de Estado; usando uno financiero, que ha lanzado una opa hostil; pero, en realidad, el asalto al grupo ultra con sede en la gran ciudad del motor ha sido consentido por el propio neonazi que lo dirigía hasta entonces, Jeff Schoep. Stern, un veterano activista de 54 años de California, se ganó la confianza del ultra a lo largo de los años y a mediados de enero, según consta en el registro licencias a corporaciones y entidades del Estado de Michigan, que compartió The Washington Post, consiguió que le cediera formalmente la presidencia del grupo.

El NSM afronta una seria demanda judicial por su participación en la gran marcha racista de Charlottesville (Virginia) del verano de 2017, que acabó con graves disturbios, y en la que una mujer blanca murió atropellada por el coche que se lanzó premeditadamente contra los manifestantes antifascistas y que conducía un joven supremacista. Este asunto tenía muy inquieto a Schoep por las repercusiones personales y económicas, así que el cargo se había convertido en una patata caliente. “Él sabía que tenía los miembros más vulnerables e impredecibles que había habido jamás en la organización”, explicó James Stern este viernes en una entrevista al Post. “Se dio cuenta de que alguien cometería un delito y que él iba a acabar siendo considerado responsable de ello”, añadió.

La cuestión es cómo, de todos los seres humanos en el mundo, este ultra cedió el testigo a un activista negro, a espaldas de los militantes extremistas. Según la versión de Stern, ambos se conocieron años atrás. Cuando el activista afroamericano estaba cumpliendo una pena en una prisión de Misisipi por un delito de fraude de correo, tuvo como compañero de celda a un conocido líder del Ku Klux Klan, Edgar Ray Killen, encarcelado en el caso de los asesinatos a tres trabajadores de derechos civiles en 1964. De alguna manera, aunque Killen le solía insultar de forma racista, también acabó confiando en Stern y, aunque suena rocambolesco, le cedió poderes sobre sus activos, aunque la familia de Killen lo niega, según recoge el Post. En 2016, fuera de la cárcel, Stern cuenta que los usó para disolver la organización de Killen.

En 2014, dice, el líder del grupo de Detroit le contactó para preguntarle por aquella relación con Killen, fallecido en 2018. Era, decía, la primera vez que su organización contactaba a un afroamericano desde Malcom X. Se conocieron y comenzaron una peculiar relación en la que discutían sobre política, historia o raza. A inicios de 2019, Schoep le confió su angustia por el litigio a raíz de Charlottesville. Y Stern se ofreció a cargar con la losa.

El exlíder neonazi de Detroit se lamentaba de su suerte este viernes en una entrevista telefónica con Associated Press. Decía, en resumen, que James Stern le había engañado haciéndole creer que los demandantes dejarían de perseguir al grupo si él dejaba de dirigirlo y, como de todos modos pensaba abandonar el cargo, lo vio como una solución interina. "Me convenció de que para proteger a nuestro miembros debía pasarle la presidencia a él", corroboró más tarde en el Post. “Él tiene ese trozo de papel, pero no está reconocido de ninguna manera como líder del Movimiento Nacional Socialista”, recalcó Schoep a AP. Según su versión, fue Stern quiense puso en contacto con él a recomdanción de Killen, y no al revés.

Por poco reconocido que esté entre los neonazis de la organización de Detroit, Stern ya está ejerciendo como dirigente y, en calidad de ello, presentó el jueves ante el juez una moción sobre la tragedia de Chalottesville en la que dice: “Es decisión del Movimiento Nacional Socialista declararse culpable de todas las acciones recogidas en la demanda con él”. Cuando acabe ese pleito quiere convertir la web del grupo en una plataforma de educación sobre lo que fue el Holocausto. "Quiero cambiarlo, revertirlo y, en última instancia, destruirlo", dijo a CNN.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información