Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exgerente de PDVSA ocultó siete millones en Andorra

Bastidas Ramírez cobró en el país pirenaico de la red que saqueó la petrolera estatal venezolana

El exministro de Energía y Petróleo Rafael Ramírez (primero por la izquierda) y el expresidente de Venezuela Hugo Chávez en una visita a los trabajadores de PDVSA en Caracas en octubre de 2008. Ampliar foto
El exministro de Energía y Petróleo Rafael Ramírez (primero por la izquierda) y el expresidente de Venezuela Hugo Chávez en una visita a los trabajadores de PDVSA en Caracas en octubre de 2008.

El exgerente de Logística de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) Luis Bastidas Ramírez ocultó entre 2011 y 2015 un total de siete millones de dólares (6,1 millones de euros) en Andorra, un país blindado durante esos años por el secreto bancario, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Bastidas Ramírez es primo de Rafael Ramírez Carreño, que fue ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, hombre fuerte de los gobiernos de Hugo Chávez (1999-2013) y presidente de PDVSA durante 12 años.

El exgerente de la energética pública manejó dos cuentas en la Banca Privada d’Andorra (BPA), una entidad intervenida en 2015 por un presunto caso de blanqueo de capitales. Y utilizó sociedades panameñas para enmascarar el dinero, según un informe de la Policía de Andorra fechado el pasado 28 de diciembre.

Contrato de apertura de una de las cuentas del exgerente de PDVSA en la Banca Privada d'Andorra (BPA). ampliar foto
Contrato de apertura de una de las cuentas del exgerente de PDVSA en la Banca Privada d'Andorra (BPA).

Los investigadores sostienen que el antiguo ejecutivo de PDVSA cobró en el país pirenaico de la red investigada por saquear 2.000 millones de dólares (1.749 millones de euros) de la petrolera.

Las cuentas se nutrieron de la sociedad High Advisory and Consulting, una firma controlada por Luis Mariano Rodríguez Cabello, supuesto testaferro —según los investigadores— de Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez.

Bastidas Ramírez utilizó sus cuentas andorranas como puente para transferir parte de su caudal de fondos a otros puntos del planeta. Así, entre diciembre de 2012 y enero de 2013 envió 500.000 dólares (437.405 euros) a dos cuentas del Bank of America y Citibank de Miami, según documentos policiales.

La jueza andorrana que investiga desde 2012 el expolio de PDVSA a cargo de una red de exdirectivos de la petrolera y exjerarcas chavistas ordenó el pasado julio el bloqueo de una cuenta de Bastidas Ramírez en la BPA. Uno de los dos depósitos del exgerente de la compañía sumaba entonces 2,8 millones de dólares (2,5 millones de euros).

Cuando Bastidas Ramírez tuvo que rellenar el documento conocido como know your customer (conozca a su cliente, en inglés) —una especie de tercer grado donde los bancos preguntan sobre el origen de una fortuna—, el exejecutivo de la petrolera se presentó como “asesor técnico y administrativo”. “Director de servicios de logística en servicios generales en el área de las energías” dejó escrito en el folleto. Y eludió mencionar que trabajaba para la principal empresa del país latinoamericano, PDVSA, según el informe policial.

Para justificar la apertura en julio de 2011 de su cuenta en la BPA a nombre de la sociedad panameña Tellancourt SA, Bastidas Ramírez expuso como argumentos “ahorro, inversión y seguridad”. Y precisó que planeaba ingresar un saldo previsto anual en una de sus cuentas de tres millones de dólares (2,6 millones de euros).

Cuestionario de confidencialidad del exgerente de PDVSA Luis Bastidas Ramírez para abrir una cuenta en la BPA a nombre de la mercantil panameña Gilson Foundation. ampliar foto
Cuestionario de confidencialidad del exgerente de PDVSA Luis Bastidas Ramírez para abrir una cuenta en la BPA a nombre de la mercantil panameña Gilson Foundation.

Pese a ser calificado como un cliente de alto riesgo por la entidad andorrana, la BPA abrió las cuentas de Bastidas Ramírez, según los documentos internos de este banco.

La institución financiera también consideró al exgerente de PDVSA Persona Políticamente Expuesta (PEP), que es como se denomina en la jerga financiera a aquellas personalidades que, por haber ocupado un cargo público, deben someterse a un control especial para prevenir el blanqueo.

Bastidas Ramírez fue arrestado el pasado agosto en Córdoba (Argentina) por policías de Interpol. Sobre el exgerente de la energética venezolana pesaba una orden de detención internacional.

Su captura se produjo después de que las autoridades andorranas solicitaran su detención por un presunto delito de blanqueo de dinero proveniente de la corrupción política.

La jueza que investiga el saqueo de PDVSA considera que el exgerente de la firma estatal cobró por supuestos servicios de asesoramiento que nunca existieron. “Bastidas firmó dos contratos con otra sociedad panameña que era utilizada para vehicular el pago de sobornos a directivos de PDVSA que medien en la adjudicación de obra en determinadas empresas a cambio de un precio. Y estos activos fueron destinados, en parte, a la compra de bienes inmuebles e inversión”, recoge un auto de la magistrada andorrana Azahara Cascales.

Bastidas Ramírez no figura entre los 28 exdirectivos de PDVSA y exjerarcas chavistas que un juzgado de Andorra procesó el pasado septiembre por saquear 2.000 millones de dólares (1.749 millones de euros) del gigante energético latinoamericano.

La red, a la que pertenecieron los exviceministros de Energía de Venezuela Nervis Villalobos y Javier Alvarado, cobró entre 2007 y 2012 comisiones de empresas que fueron agraciadas después por millonarias adjudicaciones de la petrolera. Andorra, a 7.400 kilómetros de Caracas, fue el país elegido por la trama para mover un caudal de fondos que circuló por un opaco entramado de sociedades panameñas.

Un exministro de Chávez pagó cuatro millones en Andorra a un abogado del Ministerio de Petróleo

El que fuera viceministro de Energía del Gobierno del expresidente venezolano Hugo Chávez entre 2004 y 2006, Nervis Villalobos, abonó cuatro millones de dólares (3,5 millones de euros) en febrero de 2012 al exabogado del Ministerio de Petróleo, del que dependía PDVSA, Carmelo Urdaneta, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

El letrado cobró el dinero a través de una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA) que figuró a nombre de la sociedad instrumental Ramok Investment.

Villalobos pagó a Urdaneta los cuatro millones de dólares por un supuesto servicio de asesoría legal que la juez que instruye la investigación del saqueo de PDVSA considera ficticio.

“El contrato [de prestación de servicios entre Urdaneta y Villalobos] es muy genérico y con carencias, toda vez que no define el objeto concreto de la relación de negocio ni el detalle de la contraprestación”, recoge la magistrada andorrana Azahara Cascales en un auto del pasado 20 de noviembre.

Para averiguar el origen de los fondos de Urdaneta en Andorra, la jueza ha ordenado una comisión rogatoria, que es como se llama la petición de auxilio judicial entre Estados, a Estados Unidos. La defensa de Urdaneta se opuso a que se tramitara esta petición de auxilio judicial. Urdaneta no está procesado en la causa que se sigue contra exdirectivos de PDVSA y exjerarcas chavistas que ocultaron pagos millonarios en la Banca Privada de Andorra.

El exletrado del Ministerio de Petróleo estaría siendo investigado en Florida, según las pesquisas andorranas. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con Urdaneta.

investigacion@elpais.es

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información