Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos detenidos por el vuelo de drones que causó el caos en el aeropuerto de Gatwick

Los retrasos y cancelaciones continúan este sábado en el aeródromo británico después de tres días de interrupciones en el tráfico aéreo

aeropuerto gatwick
Un avión despega en Gatwick este viernes. REUTERS

Un hombre y una mujer, de 47 y 54 años respectivamente, han sido detenidos este viernes por la noche por estar relacionados supuestamente con el vuelo de drones cerca de Gatwick, que ha causado el caos en el segundo aeropuerto más importante de Reino Unido pocos días antes de la Navidad, con más de 140.000 viajeros afectados.

La policía de Sussex, condado en el que se encuentra el aeródromo londinense afectado, informó de la detención primero a través de Twitter y después a través de un comunicado publicado este sábado por la mañana. Los detenidos están bajo custodia policial como sospechosos por “interrumpir los servicios del aeródromo de aviación civil, por haber puesto en peligro la seguridad de personas y servicios y por la posibilidad de que lo vuelvan a hacer".

La policía dijo que la pareja fue detenida en la ciudad de Crawley, en el oeste del condado de Sussex, a apenas ocho kilómetros del aeropuerto de Gatwick. La investigación continúa abierta, al igual que los trabajos en el aeropuerto para evitar nuevas interrupciones por el vuelo de drones, dice el texto. Los drones fueron vistos por primera vez volando alrededor de Gatwick el miércoles, lo que obligó a cerrar su única pista. Las autoridades volvieron a solicitar, como lo han hecho en los últimos días, la colaboración ciudadana ante cualquier actividad sospechosa: "Continuamos pidiendo al público, a los pasajeros y a los vecinos cercanos a Gatwick que estén atentos y nos ayuden contactándonos inmediatamente si creen que tienen información que puede ayudarnos a llevar a los responsables ante la Justicia”, dijo el superintendente James Collis.

Por su parte, el aeropuerto de Gatwick ha informado de que este sábado está abierto, pero ha recomendado a los pasajeros que comprueben el estado de sus vuelos antes de acercarse a las terminales. Un portavoz ha asegurado que esperan operar la totalidad de los vuelos programados. En total está prevista para este sábado la llegada y salida de 757 aviones que transportan un total de 124.484 viajeros.

"Los pasajeros deben contar con que habrá retrasos y cancelaciones, ya que todavía estamos recuperando la actividad tras tres días de alteraciones”, dijo un portavoz al periódico The Guardian. La página web del aeropuerto, en la que puede consultarse el estado de los vuelos, mostraba este sábado menos de una decena de cancelaciones pero bastantes retrasos. Alrededor de 1.000 vuelos han tenido que ser cancelados desde el pasado miércoles.

El tráfico aéreo se suspendió durante más de 24 horas en uno de los aeropuertos más transitados de Europa, afectando a más de 140.000 pasajeros en una de las épocas del año donde se producen más viajes. El viernes se reanudaron los vuelos, pero el espacio aéreo se cerró durante una hora y media esa misma tarde ante la sospecha de nuevas aeronaves no tripuladas.

Las autoridades han tenido que hacer uso de equipamiento militar para evitar nuevas intromisiones. Uno de los equipos utilizados se cree que es el sistema Drone Dome, desarrollado por Israel, y que puede detectar drones a través de un radar e interrumpir la comunicación con su operador.

La única pista de Gatwick fue cerrada por primera vez el miércoles en torno a las nueve de la noche, después de que se avistasen dos drones sobrevolando el lugar. Después volvió a abrir durante menos de una hora y cerró de nuevo de madrugada, cuando se volvió a avisar de la presencia de más aeronaves, que fueron avistados 50 veces en 24 horas. El director general del aeropuerto, Stewart Wingate, denunció una "actividad muy dirigida con el objetivo de cerrar el aeropuerto y causar el mayor número de interrupciones justo antes de Navidad".

La policía aseguró que se trata de "un acto deliberado" pero precisó que "no hay absolutamente ninguna evidencia que sugiera un vínculo terrorista". Steve Barry, jefe adjunto de la policía local, dijo a la BBC que se consideraba como "una posibilidad" que un defensor del medioambiente pudiera estar detrás de este ataque.

Ante este caos en Gatwick, el Gobierno fue criticado por no hacer lo suficiente para proteger a los aeropuertos. El diario The Times afirmó este sábado, sin citar fuentes, que el ministro de Transportes, Chris Grayling, había aparcado una nueva legislación prevista este año para crear un marco de uso de drones cerca de los aeropuertos, a pesar de las numerosas advertencias sobre los riesgos que suponen estos artefactos.

El viernes, Grayling declaró que se tendrá que "aprender rápidamente de lo ocurrido". "Trabajamos con los fabricantes de drones en soluciones técnicas como la geolocalización", dijo por su parte la secretaria de Estado de Transportes, Elizabeth Sugg.

La legislación británica estipula que no se pueden utilizar drones a menos de un kilómetro de un aeropuerto y que estos no deben superar una altitud de 122 metros. El responsable o responsables de estos actos se exponen a una pena de hasta cinco años de prisión y a fuertes multas.

Con los vuelos interrumpidos, los viajeros tuvieron que armarse de paciencia, durmiendo incluso en el suelo en el aeropuerto. Los aviones fueron desviados a otras ciudades de Reino Unido o incluso a París y Ámsterdam. Desde Gatwick se puede viajar a 228 destinos en 74 países; unos 45 millones de pasajeros transitan por el aeropuerto cada año.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información