Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez pospone la sentencia del exconsejero de Seguridad Nacional de Trump

Michael Flynn puede ir a la cárcel pese a colaborar en la investigación de la trama rusa

Michael Flynn, en una imagen del pasado julio, saliendo de un tribunal en Washington.
Michael Flynn, en una imagen del pasado julio, saliendo de un tribunal en Washington. AP

El tribunal quiere sacar todo el provecho posible del general Michael Flynn, exconsejero de Seguridad Nacional de Donald Trump y uno de los primeros caídos por la investigación de la trama rusa, que explora la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016 y la posible connivencia del hoy presidente o su equipo. Un juez federal de la ciudad Washington ha aceptado este martes posponer la sentencia del exmilitar, que estaba prevista por la mañana, hasta que haya completado su acuerdo de colaboración con la justicia. Flynn se declaró culpable de haber mentido al FBI sobre sus contactos con Moscú y empezó a colaborar con la justicia.

“Usted operó como un agente extranjero mientras servía como consejero de seguridad nacional”, ha señalado el juez Emmet G. Sullivan este martes, en referencia a sus trabajos como lobista para Turquía. “Se puede decir que usted vendió a su país”, ha rematado. Flynn podría cumplir hasta seis meses de pena de cárcel por su delito, aunque el fiscal especial que lleva la trama rusa, Robert S. Mueller, ha aconsejado que no ingrese en prisión en reconocimiento a la “sustancial” colaboración del general con el caso. La dureza de las palabras del juez no indica que esté de acuerdo con Mueller, aunque la decisión de aplazar la sentencia tres meses, un retraso pedido por la defensa, abre la puerta a que cambie de parecer. “No le puedo asegurar que si sigue adelante hoy no reciba una pena de cárcel”, señaló el juez.

Flynn fue uno de los primeros investigados en este caso. El 23 de febrero de 2017, cuando la nueva Administración estadounidense no llevaba ni un mes de vida, tuvo que dimitir como consejero de Seguridad Nacional al salir a la luz una reunión que mantuvo en diciembre con el entonces embajador ruso en Washington, Sergei Kislyak, y que Flynn había negado. El general, que aún no había tomado posesión de su cargo, discutió con el diplomático el asunto de las sanciones impuestas por Obama en sus últimas semanas en el Gobierno en respuesta a los ciberataques durante la campaña electoral de 2016, que Washington atribuye al Kremlin. El contacto opaco alimentó aún más las sospechas de conchabanza entre el entorno del hoy presidente y Moscú.

Si el exmilitar tiene información perjudicial sobre Trump, su "sustancial" colaboración es un problema para el presidente. La audiencia sobre Flynn tiene lugar tan solo una semana después de que otro tribunal, esta vez en Nueva York, condenase a tres años de cárcel a quien fue durante año abogado personal de Trump, Michael Cohen, por varios delitos, el más relevante, de financiación ilícita de campaña electoral por el pago para silenciar supuestos romances del neoyorquino cuando era candidato. Cohen se había declarado culpable, colaborado con la justicia y acusado al hoy presidente de instigarle a delinquir, lo que desató los ataques de Trump. Ambos casos han aparecido a raíz de la investigación de Mueller.

Cuesta hoy imaginar que Flynn fue un día el elegido por el presidente demócrata Barack Obama para dirigir la unidad inteligencia del Pentágono. En 2014, tras dos años en el cargo marcados por las trifulcas internas, fue destituido. Entonces reorientó su carrera hacia el sector privado, fundó la consultoría Flynn Inter Group, y ahí es cuando comenzó a entrar en la órbita de Rusia y Turquía. Realizó trabajos para empresas rusas y el Gobierno turco que silenció con el nombramiento en la nueva Administración de Trump. Luego, mintió con sobre sus contactos con el Kremlin.

El pasado lunes un socio de Flynn, Bijan Jian, fue imputado por trabajar como agente del Ejecutivo de Turquía y de conspirar para lograr la extradición del clérigo Fetulá Gülen, exiliado en el EE UU.

Esta vez, pese a la colaboración de Flynn en la causa, Trump no se mostró agresivo contra su antiguo consejero. Buena suerte hoy en el tribunal al general Michael Flynn", escribió en su cuenta de Twitter. "Será interesante ver lo que tiene que decir, pese a la tremenda presión que se ha puesto sobre él, sobre la Conspiración Rusa en nuestra gran, y obviamente, muy exitosa campaña política. ¡No hubo conspiración!", insistió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información