Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia envía a los marineros ucranios apresados a Moscú

Los 24 tripulantes de la flotilla son acusados de adentrarse ilegalmente en aguas territoriales rusas

Uno de los marineros apresados sale de un juzgado en Simferópol, este miércoles.
Uno de los marineros apresados sale de un juzgado en Simferópol, este miércoles. AP

Las autoridades rusas han trasladado desde Crimea a Moscú a los tripulantes de la flotilla militar ucrania, que fue tiroteada, abordada y apresada por guardafronteras de la Federación Rusa en la zona del estrecho de Kerch el pasado 25 de noviembre.

Los 24 tripulantes de la flotilla son acusados de adentrarse ilegalmente en aguas territoriales rusas. Invocando la convención de Ginebra, Kiev les considera prisioneros de guerra y reclama su liberación, con el argumento de que se trata de militares que cumplían ordenes, los cuales no pueden ser juzgados a título individual por tribunales civiles.

De la ciudad portuaria de Kerch, adonde fueron llevados inicialmente los marinos, hasta Moscú hay entre 1158 kilómetros (en avión) o 1727 (por carretera). En la capital de Rusia, 21 tripulantes se encuentran internados en la prisión de Lefórtovo, según confirmó la vicepresidenta de una comisión pública de observadores de Moscú (con derecho a visitar prisiones), Kogershin Saguíeva. Otros tres marineros, que resultaron heridos, están internados en la clínica de la cárcel de Matrosskaia Tishiná.

Según declaró Saguíeva a medios de comunicación rusos, “se hará un examen médico de los detenidos y los psicólogos hablarán con ellos”. La visitadora afirmó que los marineros apresados habían recibido trajes carcelarios, porque en la prisión de Lefórtovo no se permite permanecer con uniforme militar. Señaló también que se había formado un grupo especial para el interrogatorio de los detenidos.

Las autoridades ucranianas han exigido que los presos sean visitados por representantes consulares de Kiev y se han dirigido al tribunal de derechos humanos de Estrasburgo, que, a su vez, ha pedido explicaciones a Rusia sobre la situación.

Los marinos ucranianos fueron enviados a prisión por un plazo de dos meses por un tribunal civil en Simferópol, la capital de Crimea, antes de ser trasladados a Moscú. El Comité Internacional de la Cruz Roja ha solicitado a las autoridades rusas permiso para ver a los presos y así lo confirmó el presidente de este comité, Peter Maurer, en San Petersburgo. Mauer se negó a dar detalles alegando las razones de confidencialidad que ampara el trabajo de la Cruz Roja en estos casos.

Los abogados que emprendieron la defensa de los apresados en Crimea han presentado las primeras demandas sobre las condiciones de la detención, en contra del traslado de los marinos a Moscú y la intervención de un tribunal civil.

En un artículo publicado en la página web ZN, Valeri Chalí, exviceministro de Exteriores de Ucrania, y el abogado Alexandr Malinoskian afirman que tratar a los marineros como infractores individuales va en contra de la legislación internacional y de la misma legislación rusa. En las diversas transgresiones de fronteras por parte de aviones rusos en Israel, Lituania y Finlandia, en 2017, y Estonia en julio de este año, advierten, no han sido incoados procesos contra los militares protagonistas de los incidentes, sino que se iniciaron procedimientos diplomáticos y de derecho internacional.

Ministros de Exteriores del G7 (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón) han pedido a Rusia que libere a los tripulantes de la flotilla y devuelva los buques apresados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información