Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia abre la puerta a modificar los presupuestos reprobados por Bruselas

Roma lanza mensajes de apertura ante las peticiones de la Comisión Europea de corrección y rebaja del déficit en las cuentas expansivas

La presión sobre el Ejecutivo italiano para modificar los presupuestos y rebajar los objetivos de déficit es máxima. Incluso el propio primer ministro, Giuseppe Conte, que el sábado cenó con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha pedido algún esfuerzo. Y surtió efecto. Los dos vice primeros ministros, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, dieron este lunes muestras de aceptar algún recorte en las cuentas y tratar de ofrecer algo a Bruselas. Ninguno de los dos, sin embargo, quiere aparecer ante sus electores como el que más renunció.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, flanqueado por los dos viceprimer ministros, Luigi Di Maio (i) y Matteo Salvini.
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, flanqueado por los dos viceprimer ministros, Luigi Di Maio (i) y Matteo Salvini. EFE

“¿El déficit? No nos obsesionemos con los decimales”. De este modo, lo que debía constituir una frontera inexpugnable para defender los llamados Presupuestos del Pueblo ante la supuesta burocracia europea, pasa a ser una minucia que ya no debería suponer ningún obstáculo para negociar con la UE. Matteo Salvini, líder de la Liga y vice primer ministro de Italia abrió así la puerta a cambios sustanciales. Su socio, Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), que hace solo unos días explicaba en una entrevista en EL PAÍS que no permitiría tocar ni un euro de las cuestiones básicas de las cuentas expansivas italianas, acepta también prolongar el diálogo con la UE que logró abrir el primer ministro, Giuseppe Conte, el pasado sábado en Bruselas.

Este lunes, cuando el propio presidente de la Banca Central Europea (BCE), Mario Draghi, alertó de los riesgos para la Eurozona de las políticas domésticas insostenibles, Salvini fue quien se refirió más claramente al asunto en una entrevista con AdnKronos. “Si los presupuestos hacen crecer al país, el déficit puede ser del 2,2% o del 2,6%... No es un problema de decimales, sino de seriedad y concreción”. Pero en las filas del M5S también hay un reblandecimiento de la posición respecto al déficit. “Como hemos dicho, el tema no son los números, sino los ciudadanos”, subrayó Di Maio. Una posición solicitada por Conte tras su reunión en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, que devolvió vigor a la Bolsa y precipitó la prima de riesgo por hasta los 285 puntos básicos, frente a los 301,2 de la apertura. Su punto más bajo desde el pasado 5 de octubre y lejos de los 339 puntos básicos que llegó a alcanzar a mediados del mes pasado.

Campaña permanente

El cambio de tendencia, sin embargo, no puede tomarse como una realidad hasta que haya gestos robustos y las cuentas pasen por las Cámaras. La idea sobre la que apuntaban algunas fuentes que se podría trabajar consistiría en aplazar algunos meses la aplicación de la Renta Ciudadana y la reforma de la Ley de Pensiones. Con ello se ganaría alrededor de dos decimales. Un dato que el Ejecutivo no tiene claro que contentase a Bruselas, pero que supondría un claro paso adelante en la negociación.

El problema es que el Ejecutivo italiano vive en campaña electoral permanente. La coalición gobierna unida el país, pero compite en el territorio, pueblo a pueblo y con la vista puesta en las elecciones europeas, articulando discursos a menudo antagónicos. Vivir con un ojo puesto en los sondeos y otro en los mercados conduce a menudo a disonancias políticas formuladas con pocas horas de diferencia en el seno del Ejecutivo. El equilibrio parece cada vez más complicado entre ambas formaciones. Pero esta vez ambos líderes han dado muestras de querer encontrar una solución que evite el procedimiento de infracción abierto contra Italia.

El M5S, hasta hace unos días mucho más cerrado a las modificaciones, teme de forma creciente una crisis de Gobierno que conduzca a elecciones anticipadas. A principios de año se verán los primeros resultados económicos y el Ejecutivo —y la opinión pública— sabrá si es capaz de hacer frente a la emisión de títulos. Si van mal dadas, los números ahora mismo no cuadran para los grillinos, a quienes la Liga saca ya siete puntos porcentuales en estimación de voto. El partido de Salvini obtendría alrededor de un 33% de papeletas, lo que le permitiría gobernar formando una coalición con el centroderecha, el espacio ideológico con el que se presentó a las últimas elecciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información