Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia permite al opositor Navalni salir del país

El opositor, a quien el martes se le impidió viajar, acude a Estrasburgo para asistir el jueves a la lectura de la sentencia de su caso contra las autoridades rusas

Navalni, ayer, en el aeopuerto de Moscú, en una imagen difundida por su equipo en redes sociales.
Navalni, ayer, en el aeopuerto de Moscú, en una imagen difundida por su equipo en redes sociales. AP

El opositor ruso, Alexéi Navalni, ha podido salir de Rusia finalmente este miércoles por la mañana, según ha contado en sus redes sociales. Ayer martes, las autoridades rusas le impidieron viajar en el aeropuerto, en Moscú, cuando se dirigía a Francfurt (Alemania) en ruta hacia Estrasburgo (Francia), donde mañana jueves el Tribunal Europeo de Derechos Humanos falla la demanda que ha interpuesto contra Rusia. Las autoridades, que al principio no le dieron ningún motivo concreto para explicar el veto, afirmaron después que tenía una multa impagada.

“Me impidieron viajar ilegalmente. Después de un escándalo, me han dejado”, ha dicho Navalni en un mensaje en su cuenta de Instagram, bajo una foto de uno de los controles del aeropuerto. El opositor y abogado ha apuntado que la multa aducida por la justicia rusa no le había sido notificada. Ayer, durante el día, la saldó para poder viajar lo antes posible. El activista anticorrupción, líder de la oposición extraparlamentaria rusa, ha asegurado que demandará al servicio federal de alguaciles de justicia por impedirle viajar y le reclamará los gastos del viaje.

Navalni, de 42 años, que dirige una organización llamada Fondo de la Lucha contra la Corrupción (FLC), conocida por destapar supuestos escándalos de corrupción de la élite rusa, tiene previsto asistir mañana a la lectura de la sentencia de la Gran Cámara del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en el caso que ha presentado contra Rusia, a quien acusa de tener "motivaciones políticas" para detenerle en siete ocasiones entre 2010 y 2014.

Ver esta publicación en Instagram

В этот раз меня не хотели выпускать, потому что с пограничницей сфотографировался. Девушка аж вскочила. И телефон бы отняла, но между нами были стеклянная перегородка. Пришёл специальный чувак, который проследил за тем, чтобы я удалил все фотографии. На самом деле в этот раз было всё окей. Встретили и проводили как родного. Пограничница спросила: а по какой причине вас вчера не выпустили? Я честно ответил: не знаю, спросите у своего начальства. К будочкам пограничников подошел с ворохом распечатанных пресс-релизов службы судебных приставов, объявляющих, что выезд мне разрешен. А что я ещё принесу? Они незаконно мне выезд закрыли, после скандала - открыли. Никаких юридических документов нет ни на первое, ни на второе. Ничего не понадобилось. Тем не менее, на ведомство это я подаю в суд. Главное: требую признать их действия незаконными. Кроме того, есть явный ущерб: - вчера пропал мой билет, стоимостью 21 тысячу рублей. - мне вчера пришлось срочно отправить юриста в Киров, разбираться с ситуацией. Самолёт 2242, отель 2800, обратный билет, аэроэкспресс 1000. Всего: 8542 рублей. Пусть платят теперь, раз таким идиотизмом занимаются. Вопрос принципа.

Una publicación compartida de Алексей Навальный (@navalny) el

El abogado y político, que se ha convertido en la voz más conocida contra el presidente ruso, Vladímir Putin, denuncia que fue víctima de "arrestos ilegales" y "privaciones arbitrarias de libertad". El año pasado, Estrasburgo ya dictaminó contra Rusia en seis de esos siete arrestos, al considerar que se había vulnerado su derecho a la libertad y a un juicio justo, y condenó a las autoridades a indemnizarle. Sentencia que Rusia recurrió.

Este martes no fue la primera vez que se impidió viajar a Navalni. Entre 2013 y 2017 no pudo abandonar el país ya que las autoridades no le expedían el pasaporte debido a las causas judiciales que tenía pendientes. El año pasado recibió el documento para dirigirse a España, a recibir tratamiento médico. Navalni había sufrido una quemadura grave en un ojo al ser agredido en Moscú.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >