Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 33 civiles en Siria en un bombardeo de la coalición liderada por Estados Unidos

Los fallecidos eran familiares del grupo yihadista Estado Islámico, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos

Imagen de archivo del sur de Damasco, capital de Siria.
Imagen de archivo del sur de Damasco, capital de Siria. AFP

La coalición internacional, liderada por Estados Unidos, ha lanzado supuestamente varios ataques que han acabado con la vida de 33 civiles, todos familiares de miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), en dos localidades que dominan los extremistas en el este de Siria, según ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La alianza bombardeó ayer la localidad de Hayin, uno de los principales bastiones de los yihadistas en la provincia siria de Deir al Zur, lo que causó la muerte de 26 civiles, entre ellos 14 menores y 9 mujeres, dijo el director del OSDH, Rami Abderrahmán. Los fallecidos eran familiares de miembros de la organización terrorista y la mayoría eran de nacionalidad iraquí, puntualizó la ONG. Además, en otro ataque perpetrado anteayer por la coalición contra la localidad de Al Shaafa, Abderrahmán informó de la muerte de cuatro menores y tres mujeres, los siete familiares también de los yihadistas y de nacionalidad iraquí.

La ONG, cuya sede está en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, aseveró que el número de muertos podría aumentar debido a la gravedad de los heridos, cifra que no pudo precisar hasta el momento. Según el Observatorio, con esta cifra aumentan a 115 los civiles que han fallecido desde el pasado 10 de septiembre por bombardeos perpetrados supuestamente por la alianza internacional en la región nororiental.

La coalición liderada por Estados Unidos ha asegurado hoy que investiga el bombardeo: "Se nos ha informado de denuncias de bombardeos en Hayin, según informaciones, que han matado a civiles (...) Este incidente está actualmente bajo investigación", indicó a Efe en un correo electrónico el departamento de prensa de la alianza antiyihadista. Además, ha afirmado que "como parte del estricto proceso de planificación para identificar los objetivos del EI, tomamos medidas extraordinarias para evitar víctimas civiles y nos tomamos en serio todos los casos de víctimas civiles".

La alianza informó en septiembre de que al menos 1.114 civiles han muerto de manera "no intencionada" a manos de sus unidades desde 2014 en Siria e Irak, cuando la coalición comenzó sus operaciones militares contra los extremistas en ambos países. El pasado 3 de noviembre, la ONG aseguró que otros 14 civiles, entre ellos cinco menores, perdieron la vida en bombardeos de la coalición contra Hayín, Al Shaafa y Al Susa, las tres principales localidades que sirven como último reducto de los extremistas y que son objeto de numerosos bombardeos, también por la aviación rusa, que apoya a las tropas de Damasco. En octubre, otra ronda de ataques de la alianza antiyihadista acabó con la vida de 32 civiles, la mayoría de nacionalidad iraquí, según el Observatorio. 

La operación militar de la coalición se produce en un momento en el que las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada principalmente por kurdos y apoyada por Washington, se preparan para lanzar una nueva fase de la ofensiva contra los yihadistas, que han ganado terreno en esa zona desértica de Deir al Zur fronteriza a Irak. La ofensiva fue suspendida "temporalmente" hace dos semanas por las FSD después de que Turquía atacase sus posiciones en el norte de Siria, aunque ahora EEUU está intentando mediar para rebajar "la tensión" en la zona.

Las FSD mantienen la lucha contra el EI en el este y sureste de Siria que ha ido empujando a los yihadistas hacia la frontera con Irak, tras arrebatarles el control de amplias zonas en el norte del país, incluida su "capital", la ciudad de Al Raqa. Actualmente, los yihadistas dominan alrededor de un 3 % del territorio sirio y tienen presencia en las provincias de Al Hasaka y Deir al Zur, después de que hayan perdido el control de otras siete provincias desde 2017.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información