Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La furiosa reacción de Mélenchon durante el registro de la sede de Francia Insumisa

El líder izquierdista será investigado por intimidación a la autoridad durante la diligencia en el edificio de su partido

Mélenchon, este martes en París. En el vídeo, el líder de izquierda reclama a la policía.

La agresiva reacción de Jean-Luc Mélenchon ante el registro policial realizado el martes en la sede de su partido, Francia Insumisa, grabada por los seguidores del líder izquierdista y la prensa convocada por él mismo, no ha tardado en tener consecuencias. La Fiscalía de París anunció este miércoles la apertura de una investigación por “amenazas o actos de intimidación contra la autoridad judicial”, así como por “violencia sobre personas depositarias de la autoridad pública”, policías y representantes de la fiscalía, que realizaban el registro, mientras las condenas políticas a la actitud del diputado se encadenaban. Mélenchon, entretanto, asegura no lamentar nada y ha anunciado por su parte denuncias contra los agentes por violencia contra “insumisos”.

El propio Mélenchon había ido caldeando el ambiente en la mañana del martes. A primera hora, retransmitió en directo por las redes sociales el primer registro, en su casa, realizado en el marco de sendas investigaciones sobre presuntas irregularidades en las cuentas de su campaña electoral y sobre supuestos empleos ficticios en el Parlamento Europeo, acciones que el excandidato presidencial niega rotundamente. Tras denunciar el registro como una “operación política” y de “intimidación” de la que acusó al Gobierno de Emmanuel Macron, llamó a sus seguidores a “no dejarse intimidar” y los convocó ante la sede del partido, hacia donde se dirigió él también poco más tarde, acompañado de varios de sus diputados, todos tan indignados como Mélenchon. En los vídeos, ampliamente difundidos durante este miércoles, se puede ver cómo Mélenchon fuerza la entrada a la sede partidaria y se enfrenta a varios agentes, llegando a empujar a alguno de ellos, y hasta a un representante de la fiscalía. “¡Soy un parlamentario! (…) ¡Yo soy la República!”, gritó ante uno de los agentes que le impedían el paso a la sede.

En entrevista en la emisora BFM TV en la mañana del miércoles, Mélenchon aseguró no lamenta “nada” e insistió en el carácter político de la acción, que volvió a ligar con la renovación de Gobierno que anunció Macron a la misma hora que su domicilio era registrado. “Es una cuestión política, ¿quién lo ha decidido?”, repitió. “No protesto porque me registren, pero no estamos ante un proceso judicial normal”, agregó. “Nos investigan como si fuéramos una banda de ladrones”, criticó.

El incidente volvió a ser debatido este miércoles en la Asamblea Nacional, donde el diputado insumiso Alexis Corbière, uno de los que la víspera se enfrentó a los agentes, le preguntó al primer ministro, Édouard Philippe, si lo sucedido corresponde a un “Estado de derecho” como Francia. Philippe le respondió condenando las imágenes de “gran violencia contra los funcionarios de policía que solo cumplían su misión” en el marco, subrayó, de “procedimientos que no proceden del gobierno”. “No creo que ganemos nada cuestionando la independencia de la Justicia”, agregó.

Por su parte, el flamante ministro del Interior, Christophe Castaner, emitió un comunicado condenando “firmemente la violencia cometida contra magistrados y funcionarios de policía en el marco de su trabajo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información