Bosnia celebra elecciones bajo la sombra de las tensiones étnicas y las irregularidades

Los octavos comicios desde el fin de la guerra están lastrados por un embrollo político y legal que impide formar Gobierno

Una mujer vota este domingo en la ciudad bosnia de Banja Luka.
Una mujer vota este domingo en la ciudad bosnia de Banja Luka.MILAN RADULOVIC (AFP)

Bosnia ha celebrado este domingo unas elecciones, las octavas tras el fin de la guerra balcánica (1992-1995), marcadas por las denuncias de irregularidades, por un embrollo político y legal que impide formar Gobierno y por las candidaturas a sus respectivos asientos en la presidencia tripartita rotatoria del bosniocroata Dragan Covic y el serbobosnio Milorad Dodik, con un discurso étnico disgregador.

Al cierre de las urnas, a las siete de la tarde hora local (la misma en la España peninsular), el presidente de la Comisión Electoral Central, Branko Petric, indicó en rueda de prensa en Sarajevo que la participación había sido cuatro horas antes del 37,2%, algo más que en los comicios de 2014. No se esperan resultados preliminares hasta la medianoche.

Cerca de 3.353.000 bosnios estaban llamados a decidir en varios niveles (presidencial, parlamentario y cantonal) en base a criterios étnicos entre los tres grupos reconocidos: serbocroatas, bosnios y serbobosnios. Los dos primeros son mayoritarios en la Federación y los últimos en la República Srpska, las dos entidades que forman Bosnia Herzegovina desde los Acuerdos de Dayton que pusieron fin a la guerra en 1995. El distrito de Brcko tiene estatus especial y autogobierno.

Más información
El delicado juego secesionista del presidente serbobosnio

Hay 15 candidatos a la presidencia tripartita, que rota cada ocho meses, uno por cada etnia reconocida. Los analistas interpretan que la combinación de una victoria para el asiento serbobosnio de Dodik, actual presidente de la República Srpska, y la reelección del bosniocroata Covic podría debilitar la unidad de Bosnia Herzegovina.

Tras depositar la papeleta, Covic animó a los ciudadanos a "mandar un claro y nuevo mensaje" de que Bosnia debe tener "absoluta igualdad constitucional", en referencia a su demanda de partir la Federación, donde los bosniacos son mayoría, para crear una tercera entidad, con población principalmente bosniocroata, en el país. Dodik, por su parte, se mostró seguro de que obtendrá una "gran victoria" que le permita llevar a cabo "grandes tareas" para República Srpska.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Entre los bosnios, los dos principales candidatos son el empresario de medios de comunicación Fahrudin Radoncic y Sefik Dzaferovic, del partido del actual miembro bosniaco de la presidencia, Bakir Izetbegovic, muy cercano al presidente turco Erdogan y que no puede optar a la reelección.

El encaje de los bosniocroatas está detrás de un embrollo político y legal que impide renovar una de las dos Cámaras del Parlamento de la Federación con el resultado que salga de estas elecciones. Sin la Cámara de los Pueblos no puede haber Gobierno de la Federación y, sin Ejecutivo federal, tampoco uno estatal de Bosnia, por lo que el país corre el riesgo de entrar en una crisis institucional.

El problema data de 2016, cuando el Tribunal Constitucional aceptó parcialmente una apelación de un político bosniocroata sobre el proceso de elección de delegados de las asambleas cantonales para la Cámara de los Pueblos. El Parlamento no enmendó la ley electoral y el tribunal eliminó entonces las partes problemáticas del texto y, con ello, la base legal para establecer la Cámara.

Riesgo de irregularidades

Covic presiona ahora para que los delegados croatas en la Cámara de los Pueblos sean elegidos solo en sitios donde los croatas son mayoría. Esta versión de la ley haría eventualmente más fácil la creación de una entidad croata en el país.

El otro elemento clave de los comicios es el riesgo de irregularidades electorales. Transparencia Internacional advirtió este jueves en un informe que esta campaña ha sido la más sucia desde el fin de la guerra, con partidos bosnios, serbios y croatas intentando comprar votos a través de amenazas, pagos o exámenes médicos gratuitos. “Cosas que en el pasado habían sido en cierto modo sutiles se han vuelto completamente transparentes. Ni siquiera se tratan de ocultar”, señaló la responsable de su rama bosnia, Ivana Korajlic.

Los medios locales han informado en los días previos de posibles intentos de fraude, principalmente relacionados con el sector bosniocroata. Además, en un vídeo que se hizo viral a finales del mes pasado, el presidente serbobosnio aparece diciendo a las claras que los empleados públicos de la ciudad de Gacko que se atrevan a votar por el candidato opositor Goveradica serán despedidos.

Sobre la firma

Antonio Pita (enviado especial)

Redactor de la sección de Internacional y responsable de la cobertura de varios países de los Balcanes. Ejerció nueve años como corresponsal en Rabat, París y Jerusalén, principalmente con la Agencia Efe. Es licenciado en Periodismo y Máster de Relaciones Internacionales y Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS