Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren siete palestinos en Gaza por disparos del Ejército israelí

Entre las víctimas hay dos menores de 12 y 14 años alcanzados por munición real

Manifestantes palestinos reaccionan al lanzamiento de gases lacrimógenos.
Manifestantes palestinos reaccionan al lanzamiento de gases lacrimógenos. AFP

Siete palestinos han muerto este viernes por fuego israelí en diferentes protestas a lo largo de la frontera de Gaza con Israel en las que, de acuerdo con la información facilitada por el Ministerio de Salud de la Franja, 210 personas fueron hospitalizadas, 90 con heridas de bala. Según esas mismas fuentes, entre las víctimas hay dos niños, Nasser Msabbih de 12 años y Mohamed al-Houm de 14, alcanzados por proyectiles en la cabeza y en el pecho respectivamente.

Desde hace seis meses los palestinos se manifiestan los viernes en la valla fronteriza con Israel. Durante toda la semana se han producido altercados entre los militares israelíes y grupos de jóvenes palestinos pero, según un comunicado hecho público el viernes por el Ejército israelí, en la protesta de este viernes han participado unas 20.000 personas que en algunos lugares han alcanzado el perímetro fronterizo y lanzado a los soldados “granadas y artefactos explosivos” además de quemar neumáticos. Unos hechos frente a los que los militares aseguran haber actuado “de acuerdo con los procedimientos operativos estándar”.

El Ejército reconoce haber bombardeado este viernes hasta en dos ocasiones posiciones del Movimiento de Resistencia Islámico (Hamás), en una jornada en la que los manifestantes llegaron a derribar una sección de la valla fronteriza y provocaron hasta 16 incendios en el lado israelí. Los incidentes más violentos se produjeron en las inmediaciones del paso fronterizo de Karni, en el noreste de la Franja y en las inmediaciones de Jan Yunes, en el sureste del territorio palestino. Después de semanas de relativa calma —según fuentes palestinas, fruto de una tregua alcanzada entre Israel y Hamás bajo los auspicios de Egipto para evitar una escalada de violencia— los palestinos han vuelto a reeditar las protestas masivas en la frontera, en el marco de la Gran Marcha de Retorno, para reivindicar el derecho a regresar de todos los refugiados palestinos. Al menos 190 manifestantes han muerto desde que comenzasen las protestas el pasado 30 de marzo.

Según varios analistas locales, el rebrote de violencia obedece a los intentos de Hamás de intensificar la presión sobre Israel y Egipto para que terminen con el bloqueo que sufre el territorio mediterráneo palestino desde más de una década. Según los datos hechos públicos esta semana por el Banco Mundial, la economía de Gaza “cae en picado” con más de la mitad de la población en paro, una preocupante cifra que alcanza el 70% entre los jóvenes.

Las medidas de presión de la Autoridad Palestina para doblegar a Hamás y que le entregue el control de la franja de Gaza, en los términos del acuerdo alcanzado hace casi un año, tampoco ayudan. Las idas y venidas de representantes egipcios a Gaza y Ramala para tratar de poner fin a las diferencias entre unos y otros no han dado sus frutos y las advertencias del presidente palestino, Mahmud Abbas, en su discurso del pasado jueves en la Asamblea General de la ONU no han sido bien recibidas por los partidarios de los islamistas. Las palabras del líder palestino —que derivó en Hamás toda la responsabilidad de lo que suceda en Gaza si no cumplen con lo pactado— no fueron bien recibidas en la Franja donde, inmediatamente después del discurso presidencial, surgieron multitudinarias protestas. Jóvenes palestinos que enarbolaban pancartas con las palabras "Abbas no" sobre la imagen del presidente, quemaron la foto del rais en las calles de Gaza y gritaron consignas pidiendo su dimisión.

Más información