Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ley que permite disparar a matar en defensa propia, cuestionada en Florida

Un fiscal acusa de homicidio a un hombre que mató de un tiro a otro desarmado y durante semanas no fue arrestado porque se amparaba en su derecho a protegerse de una amenaza

Michael Drejka este martes en la corte de Pinellas.
Michael Drejka este martes en la corte de Pinellas. AP

Una controvertida ley que ampara a los civiles en el uso de armas de fuego contra otras personas si se sienten en serio peligro, está de nuevo bajo escrutinio en Florida.

La ley Stand your ground –Defiende tu terreno– fue instaurada en Florida en 2005 y desde entonces ha sido objeto de críticas de los partidarios de un mayor control de las armas en EE UU. El último episodio que ha alimentado este debate ha sido el arresto el lunes por orden de un fiscal de Michael Drejka, de 48 años, por matar de un tiro en el pecho a un hombre desarmado, Markeis McGlockton, de 28 años, el 19 de julio.

Drejka llevaba 26 días sin ser detenido porque se amparó en dicha ley. Alegó que disparó porque se sintió amenazado por McGlockton. El sheriff del condado de Pinellas, donde ocurrieron los hechos, dio una rueda de prensa al día siguiente del homicidio y expuso que, a su juicio, viendo la grabación de vídeo del suceso se debía concluir que Drejka se defendió de acuerdo con la ley. El caso desató la polémica, evidenciando una vez más que esta normativa es peligrosamente ambigua.

El vídeo, que se hizo viral, muestra como McGlockton sale a una tienda, se acerca a Drejka y le da un violento empujón que lo tira al suelo. Sin levantarse, Drejka empuña un arma con las dos manos y dispara un balazo en el pecho a McGlockton. Este no había sacado ningún arma. Al ver la de Drejka, parece comenzar a echarse hacia atrás pero de inmediato recibe el tiro. Herido, camina hacia la entrada de la tienda, abre la puerta, entra y según el informe policial colapsa ante su hijo de cinco años, que se había quedado dentro. Muere en el hospital menos de una hora después.

Todo comenzó con una discusión entre Drejka y la novia de McGlockton, Britany Jacobs, de 24 años. Ella había aparcado en una plaza para minusvalidos y Drejka se lo reprochó. Se enredaron en una bronca, Jacobs en el coche con dos hijos menores en la parte de atrás, él fuera de pie. Un hombre que los vio discutir entró a la tienda de comestibles y avisó a McGlockton, que salió e intervino.

La fiscalía de Florida ha hecho una investigación independiente de la del sheriff y ha decidido acusar a Drejka de homicidio. "Llegamos a la conclusión de que es un cargo que podemos probar", ha dicho el fiscal Bernie McCabe a The Washington Post.

Hoy ha trascendido, además, que Drejka ya había amedrentado antes a otras personas con armas. Según distintos testimonios recogidos por la fiscalía, hace tres meses amenazó con dispararle a un camionero en la misma tienda y también por aparcar en zona de minusválidos; en 2012 le sacó la pistola a dos conductores que se detuvieron ante un semáforo en ámbar y a una mujer por avanzar demasiado despacio por una zona escolar.

La polémica por este caso enlaza con otro episodio muy sensible relacionado con esta ley. En 2012 Trayvon Martin, un adolescente de 17 años, murió en Florida por los disparos del vigilante George Zimmerman, que fue absuelto por un jurado que consideró que actuó en defensa propia. Aquel caso dio inicio a una oleada de protestas contra la violencia racial. Martin era negro y Zimmerman blanco, igual que ahora, respectivamente, Markeis McGlockton y Michael Drejka.

Desde 2012, la ley Stand your ground, apoyada por la Asociación Nacional de Rifle, se ha reforzado en Florida. En 2017 se estableció que debe ser la fiscalía la que demuestre que una persona hizo un uso excesivo de este derecho a la defensa propia, mientras que antes era el acusado el que debía probar que había actuado dentro de lo permitido. Florida fue el primer estado en poner en práctica esta clase de legislación y desde entonces otros 22 han aprobado normas similares.