Florida permitirá a los ciudadanos usar armas en plena calle si se sienten amenazados

"Si me atacan, no debo tener la obligación de retroceder", dice el redactor.- Los críticos creen que convertirá el Estado en el Lejano Oeste

Estados Unidos vive una nueva tormenta política en la que la obsesión por la seguridad y la presión de los poderosos lobbies conservadores han llevado a promulgar una ley propia del lejano Oeste: la Stand your ground act (ley para la defensa de tu terreno). El gobernador de Florida, Jeb Bush, ha firmado un decreto que permite el uso de armas en plena calle contra quien represente una amenaza a la seguridad.

Bush, hermano menor del presidente George W. Bush, estampó su firma el pasado martes en una norma que, como no podía ser de otra forma, había sido elucubrada por la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA). Así, a partir del 1 de octubre, los ciudadanos de Florida pueden recurrir a la "fuerza mortal" en un lugares públicos si tienen la percepción razonable de que corren peligro de morir o de sufrir graves daños. El texto, eso sí, excluye a los que estén delinquiendo y a quienes disparen a policías u otros agentes del orden público.

El texto del proyecto fue formulado por el congresista republicano Dennis Baxley. Según ha explicado la ley protege a los ciudadanos que respetan las leyes y les permite afrontar a sus atacantes. "Si me atacan, no debo tener la obligación de retroceder. Esa es un buena forma de recibir un balazo por la espalda", ha asegurado.

En Florida, los ciudadanos ya tenían derecho a disparar a matar si un desconocido penetraba en su propiedad, bien fuera su residencia o su vehículo, pero debían replegarse si eran atacados en la calle. Pero esta extensión de la prerrogativa que permite a la gente ir armada por la calle ha ido, para muchos, demasiado lejos.

El apelativo más suave que ha recibido desde sus numerosos opositores es el de "licencia para matar". Los republicanos demócratas temen que Florida se convierta en un remedo el Salvaje Oste con la resurrección del lema "dispara primero, pregunta después". Dan Gelber, miembro de la Asamblea del Estado, ha acusado al Ejecutivo de que la nueva ley "degrada la vida". "Lo que esta ley va a conseguir es que se vendan más armas y posiblemente convertirá a Florida en OK Corral", dice Irv Slosberg, otro político demócrata

Varios jefes de policía de Florida han criticado también de forma muy severa la reforma legal porque vaticinan la proliferación de armas en la calle y, con ello, se produzcan muchas víctimas inocentes. También temen que se pueden provocar altercados en lugares donde se concentran grandes masas de gente como acontecimientos deportivos. Las críticas se reproducen en las organizaciones entregadas a la campaña para reducir el número de armas en manos de particulares en el país.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
El gobernador Jeb Bush firma la controvertida ley.
El gobernador Jeb Bush firma la controvertida ley.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS