Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes toman las calles en Bangladés en protesta por la inseguridad del tráfico

El origen de la movilización es el atropello mortal, hace una semana, de dos jóvenes por un autobús que circulaba a demasiada velocidad

Miles de estudiantes protestan en Dacca, la capital de Bangladés, contra la inseguridad vial.
Miles de estudiantes protestan en Dacca, la capital de Bangladés, contra la inseguridad vial. REUTERS

La protesta estudiantil por la inseguridad vial en Bangladés derivó este fin de semana, cuando se cumplía una semana desde el inicio de las manifestaciones, en violencia, con choques en Dacca entre estudiantes, la policía y partidarios de la formación gubernamental Liga Awami. El origen de la movilización es el atropello mortal, hace una semana, de dos jóvenes por un autobús que circulaba a demasiada velocidad. Las protestas han sacado a las calles a decenas de miles de jóvenes en Dacca y otras ciudades del país.

La policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes en el área de Jhigatala de la capital bangladesí, donde se encuentra la sede del partido gubernamental Liga Awami, aseguró el comisario adjunto de la Policía de Dacca, Abdullah Hel Kafi.

Kafi contó que los estudiantes “nos estaban lanzando piedras y algunos de ellos también portaban palos. Les pedimos que abandonasen el lugar pero no nos escucharon, así que tuvimos que utilizar unas 10 o 15 granadas de humo” para dispersarlos

Agresión a la jefa de legación de EE UU

Un grupo de desconocidos apedreó en la noche del sábado el vehículo que transportaba a la embajadora de Estados Unidos en Bangladés, Marcia Bernicat, cuando abandonaba un evento organizado por un grupo de presión en Dacca.

El incidente ocurrió cuando la embajadora, que está previsto que finalice este mes su misión en Bangladés tras cuatro años en el país, abandonó una cena de despedida en su honor organizada por el grupo de presión local Shujan.

Bernicat fue recientemente objeto de las críticas del partido gubernamental Liga Awami después de que cuestionase las recientes victorias de la formación en sendas elecciones locales en Khulna (sur) y Gazipur (centro). El hijo de la primera ministra bangladesí, Sheikh Hasina, acusó a Bernicat de ser portavoz del Partido Nacionalista de Bangladés (BNP), la principal formación opositora, en un texto publicado en la red social Facebook el 2 de julio.

El domingo pasado un autobús que circulaba con exceso de velocidad arrolló a dos jóvenes e hirió a varios más, lo que desencadenó unas protestas estudiantiles que han dejado imágenes de autobuses calcinados y de jóvenes tomando el relevo de la policía y controlando el tráfico rodado en las principales intersecciones de la capital del país.

El estudiante Rahatul Ashekin, presente en la zona durante los choques de ayer, afirmó que cuando los manifestantes alcanzaron la zona a media mañana, hora local, la policía comenzó a atacarles. “Poco después, algunas personas armadas con palos y vestidos con cascos llegaron desde el lado de la oficina de la Liga Awami y se incorporaron al ataque. Muchos de nosotros resultamos heridos”, contó.

Un portavoz del puesto policial en el Hospital Medical College de Dacca, Bacchu Miah, dijo a Efe que unos 12 estudiantes recibieron atención médica en el centro, aunque ninguno requirió ser ingresado. La víspera, un centenar de manifestantes resultaron heridos de distinta consideración en enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Sin Internet

Los manifestantes también acusaron a las autoridades de cortar Internet —sobre todo en los dispositivos móviles— en todo el país para poner freno a las protestas. Un portavoz de la Comisión Reguladora de Telecomunicaciones de Bangladés (BTRC), Jakir Hossain Khan, reconoció que Internet “se ha ralentizado” debido a “un fallo técnico”, aunque negó que el Gobierno bangladesí haya dado órdenes de bloquear la Red.

Las protestas estudiantiles se han mantenido durante ocho días a pesar de que el conductor del autobús que atropelló a los jóvenes ha sido arrestado y de las promesas oficiales de cumplir las exigencias de seguridad vial de los manifestantes.

Ayer, la primera ministra del país, Sheikh Hasina, instó a los estudiantes a volver a las clases después de asegurar que el Gobierno está tomando medidas para hacer cumplir las normas de circulación. En este país asiático es común que vayan al volante personas sin carné de conducir y ciudades como Dacca están saturadas de vehículos, lo que incrementa el riesgo de accidentes. Según el Comité Nacional para la Protección de Carreteras, en 2017 murieron 4.289 personas, incluidos 539 niños, en 3.472.