Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump: “La Unión Europea es un enemigo”

El presidente de EE UU justifica su afirmación por lo que el bloque comunitario "hace en comercio"

Donald Trump, en una imagen del pasado 20 de junio en Washington / En vídeo, un portavoz de Moscú analiza qué pasará en el encuentro entre Trump y Putin

Donald Trump lanzó este domingo otra bomba antidiplomática al recalcar que la Unión Europea es un "enemigo" para Estados Unidos. Lo dijo en una entrevista con el canal CBS y sin matices, como epílogo a una cumbre turbulenta de la OTAN en Bruselas y una visita no más tranquila a Reino Unido, que han agravado la grieta con sus viejos aliados. "Tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, por lo que nos hace en el comercio. No lo pensarías de la UE, pero es un rival", respondió el líder de la mayor potencia mundial a la pregunta de cuáles consideraba que eran los principales rivales del país.

Acto seguido de las referencias a la UE, Trump citó a China y Rusia, aunque de forma más matizada. "Rusia es un enemigo en ciertos aspectos. China lo es económicamente, pero eso no significa que sean malos, significa que son competitivos". Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, reaccionó de inmediato a través de su cuenta de Twitter: "EE UU y la UE son los mejores amigos. Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas", en inglés, fake news, unas de las expresiones favoritas del estadounidense para denigrar a los medios que le critican o para hacer desmentidos.

El distanciamiento de Trump con Europa comenzó con el abandono del acuerdo del clima, siguió con la ruptura del pacto nuclear iraní, y se ha agravado a niveles preocupantes por el comercio. En este terreno, Trump ha iniciado una guerra de tres grandes frentes al mismo tiempo: uno, contra sus socios del tratado comercial del Atlántico Norte (Nafta, en las siglas en inglés), Canadá y México; otro, con la Unión Europea; y otro, con China.

El gigante asiático representa el grueso del déficit comercial de EE UU (376.000 de los cerca de 600.000 millones) y la prometida apertura económica del régimen de Xi Jinping ha dejado insatisfecho a la mayoría de sus socios comerciales, no solo a EE UU. Pero Trump ha sido el que ha iniciado la ofensiva contra Pekín a solas, y lo ha equiparado con el bloque comunitario "La UE es posiblemente tan mala como China, solo que más pequeña. Es terrible lo que nos hacen", había comentado hace justo dos semanas.

El neoyorquino maneja los datos de forma torticera para argumentar que Europa hace cosas "terribles" a EE UU en comercio. Para empezar, porque el déficit comercial con la UE se reduce a 100.000 millones de dólares (y no los 151.000 millones de dólares que cita Trump) si se tiene en cuenta no solo los productos, sino también los servicios. Y, para continuar, porque cuando cita diferencias de aranceles siempre escoge el subgrupo de productos que más le conviene para justificar su tesis (por ejemplo, el 2,5% que grava EE UU a los coches de lujo, tipo Berlina, fabricados en Alemania), cuando en otros la UE sale claramente perjudicada (el 25% que se aplica a las camionetas).

La dureza con los europeos choca con el suave trato que el presidente dispensa a su homólogo ruso, Vladímir Putin. El norteamericano hizo las polémicas declaraciones sobre la UE a un día de su cumbre en Helsinki con el mandatario ruso, un líder a quien Trump se ha cuidado de criticar desde que lanzó su carrera hacia la Casa Blanca, en contraste con su agresividad respecto a los aliados habituales y a las acusaciones de injerencia que su propia Administración ha lanzado contra el Kremlin.

El pasado viernes, a tan solo tres días de la cita, el Departamento de Justicia presentó cargos contra 12 oficiales de la agencia militar de inteligencia rusa acusados de robar y divulgar documentos de la campaña demócrata de Hillary Clinton de 2016, unas imputaciones que se suman a las de otros 13 ciudadanos rusos el pasado febrero, también en el marco de la investigación de estas interferencias en las elecciones presidenciales que, según la inteligencia de EE UU, buscaba favorecer la llegada de Trump al poder.

Este domingo, en la entrevista en la cadena CBS, también le preguntaron si aprovecharía la cumbre del lunes para pedir a Putin la extradición de estos acusados y Trump respondió desapasionadamente: "No he pensado en ello, puede que lo haga". En lo que insistió es en que sí abordará el asunto con el presidente ruso, algo que ya prometió hacer hace unos días, antes de salir de Washington, pero también evitando críticas al mandatario ruso. "Esto fue durante la Administración de Obama, lo que hayan estado haciendo, fue durante la Administración de Obama", se justificó.

Durante su más de año y medio en el Gobierno, el republicano ha pasado de negar la injerencia rusa en sí, lo que supuso desacreditar a las agencias de inteligencia de su país, a aceptarlo a regañadientes, aunque negando cualquier peso de dicha estratagema rusa en su victoria electoral. También niega cualquier connivencia de su equipo de campaña o su círculo con Moscú en dicha injerencia, algo que sigue investigando el fiscal especial, Robert Mueller, sin haber encontrado por el momento ninguna prueba al respecto. Y, en todo momento, ha centrado las críticas en las bajas defensas o reacción del expresidente demócrata, nunca en Putin.

Este domingo, pocas horas después de la entrevista incendiaria, comenzaba en Rusia la final de la Copa del Mundo de fútbol, deporte al que Trump es poco aficionado. En su cuenta de Twitter, sin embargo, no olvidó felicitar al vencedor. "Felicidades a Francia, que jugó un fútbol extraordinario, por ganar la Copa Mundial 2018", escribió, y añadió: "Felicidades también al presidente Putin y Rusia por organizar un torneo verdaderamente estupendo. ¡Uno de los mejores que ha habido!".


Más información