Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas exigen en Londres votar sobre los términos del Brexit

Los manifestantes solicitan poder pronunciarse sobre el acuerdo que alcance la primera ministra, Theresa May, con Bruselas

Miles de manifestantes reclaman este sábado en Londres votar sobre los términos del Brexit. En vídeo: Cronología del Brexit.

Decenas de miles personas se han manifestado este sábado por el centro de Londres en protesta contra el Brexit, demandando el derecho a votar sobre el acuerdo que finalmente se alcance con Bruselas, en el segundo aniversario del referéndum. La manifestación, llamada la Marcha de la Gente, ha terminado con una serie de discursos frente al Parlamento por parte de diputados proeuropeos —laboristas, conservadores y liberal-demócratas y activistas.

La marcha, convocada por diversos grupos de campaña, forma parte de una serie de movilizaciones durante el verano que buscan aumentar la presión a la primera ministra, Theresa May, y al líder de la oposición. “¿Dónde esta Jeremy Corbyn?”, coreaba la multitud, descontenta con la ausencia del líder laborista, quien mantiene un perfil bajo en el debate europeo, a pesar del llamativo desastre en que el Gobierno conservador, incapaz de consensuar siquiera una postura en su seno, está convirtiendo las negociaciones de salida.

El atasco de las negociaciones, a apenas cuatro meses de que el acuerdo deba estar terminado, ha provocado en los últimos días numerosas críticas públicas y reacciones por parte del mundo empresarial. A las advertencias de Airbus y BMW de que la incertidumbre les está haciendo considerar su permanencia y sus inversiones en Reino Unido, se ha sumado este sábado el presidente de Siemens, que también expresó su frustración.

Nuevos análisis económicos revelan que la decisión de abandonar la UE ya está costando a la economía británica 440 millones de libras (400 millones de euros) a la semana. Mientras tanto, el ministro de Exteriores, Boris Johnson, ha pedido una salida "completa" de la UE y ha asegurado, en un artículo publicado en el rotativo The Sun, que la población no toleraría una retirada "suave" de la Unión, sino que quiere romper con Bruselas.

El titular de Comercio Internacional, Liam Fox, ha insistido en que Reino Unido no va de farol cuando amenaza con abandonar las negociaciones renunciando a acuerdo alguno. Lo mismo ha advertido el ministro del Brexit, David Davis, en el tabloide Daily Express. "No queremos hacer eso, nunca lo quisimos. La mejor opción es salir con un buen acuerdo, pero tenemos que poder marcharnos de la mesa [de negociación sin nada]", ha escrito Davis.

En un ambiente familiar y festivo, los manifestantes proeuropeos han partido desde la avenida Pall Mall en dirección a la plaza del Parlamento de Westminster. Los asistentes a la marcha han portado carteles con lemas como "Queremos tener la palabra sobre el Brexit", "Aún no nos hemos marchado", "Detener el Brexit" o "Tengo 16 años. El Brexit me robó el futuro". El objetivo de esta cita ha sido pedir al Gobierno que conceda a los británicos la oportunidad de votar en una consulta acerca de si aceptan o no el acuerdo sobre el Brexit que alcance la primera ministra conservadora, Theresa May, con el bloque comunitario.

Casi 15 meses después de que May activase el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece la cuenta atrás para la desconexión con la UE en un periodo de dos años, el Gobierno británico está sumido en una profunda crisis interna entre los partidarios y los detractores del Brexit sobre el tipo de vínculo comercial que se quiere tener con la UE. Los primeros quieren una ruptura "dura", sin acceso al mercado único y a la unión aduanera, y los segundos prefieren una salida "suave", estar más cerca de la UE en materia comercial. En medio de esta profunda grieta y la debilidad de su Gobierno, que saca adelante las leyes con el apoyo de los diez diputados del probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, May busca la manera de contentar a ambos bandos, al tiempo que negocia un acuerdo favorable para su país y aceptable para Bruselas.

Más información