Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exasesor de Trump se citó con un ciudadano ruso que le vendía trapos sucios sobre Clinton

Roger Stone afirma que el hombre le pedía dos millones de dólares por información perjudicial sobre la demócrata

Roger Stone, en primer plano, llega al Congreso el pasado 26 de septiembre para testificar sobre la trama rusa.
Roger Stone, en primer plano, llega al Congreso el pasado 26 de septiembre para testificar sobre la trama rusa. AP

El hijo mayor de Donald Trump, Donald junior, no es el único que se reunió durante la campaña electoral de 2016 con alguien que le ofrecía trapos sucios sobre la rival del republicano, Hillary Clinton, en su carrera hacia la Casa Blanca. Roger Stone, exasesor del presidente de EE UU, ha revelado en entrevistas a The Washington Post que se citó en mayo de ese año con un ciudadano ruso que ofrecía información comprometedora sobre la candidata demócrata a cambio de dos millones de dólares.

La reunión, organizada por un asistente de campaña de Trump, Michael Caputo, forma parte de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa, que aborda la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales para favorecer la victoria de Trump y la posible colaboración del entorno del hoy presidente en dicho plan.

Stone, que ya testificó sobre la trama rusa el pasado septiembre en el Congreso, no había hablado públicamente de este encuentro hasta ahora. El exconsejero de Trump sostiene que el ciudadano en cuestión se había llamar Henry Greenberg y era un informante del FBI. El Post, sin embargo, asegura haber tenido acceso a registros en lo que se indica que Greenberg fue informante del FBI y que, según el propio Greenberg, no colaboraba con los federales en la época de la reunión.

La cita no dio lugar a pacto alguno. "No entiendes a Donald Trump", respondió Stone al Greenberg, según la versión del exasesor, "él no paga por nada". Stone, que conoce a Trump desde los años setenta, ayudó al neoyorquino en el inicio de la campaña.

Más de una decena de personas del círculo de Donald Trump admiten haber tenido contactos con ciudadanos rusos en el año electoral. Uno de ellos es el primogénito del presidente, Donald junior, quien, junto a Jared Kushner, yerno y asesor del presidente, se reunió el 9 de junio de 2016 con una abogada rusa que les prometió facilitar información comprometedora contra la candidata demócrata Hillary Clinton.

La investigación del fiscal Mueller ha cumplido más de un año sin arrojar de momento ninguna acusación directa contra Trump, quien considera el proceso una caza de brujas. Este domingo, lo repitió en su cuenta de Twitter. "¡CAZA DE BRUJAS! No hubo una colusión rusa. Ah, ya veo, como no hubo una colusión rusa, ahora buscan obstrucción en la no colusión rusa. La falsa colusión rusa era bulo, un montaje. Es una pena que no mirasen así a la corrupta de Hillary. ¡Doble rasero!", escribió.