Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa acepta la dimisión de tres obispos chilenos tras el escándalo de abusos sexuales

Francisco ha aceptado la renuncia de Juan Barros

El papa Francisco llega a su audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el pasado día 6. En vídeo, los obispos chilenos anuncian su dimisión el pasado 18 de mayo.

Han pasado seis meses desde que el papa Francisco viajó a Chile y descubrió que lo que le habían contado los obispos sobre los abusos a menores no era exactamente como creía. Durante su periplo, acusó a la prensa de verter calumnias sobre el obispo Juan Barros, acusado por un grupo de víctimas de encubrir los abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima. A su regreso, tras una ola de críticas inédita, decidió abrir una investigación que terminó con la renuncia en bloque de todos los obispos chilenos. Hoy han empezado a llegar las confirmaciones. El Papa, de momento, ha aceptado la renuncia de Barros y la de los obispos de Puerto Mont, Cristián Caro, y de Valparaíso, Gonzalo Duarte. En su lugar, y hasta que se resuelvan los nombramientos, ha nombrado a 3 Administradores Apostólicos. La limpieza en la Iglesia chilena empieza a tomar forma.

A su regreso del viaje a Chile, Francisco encargó un informe a dos expertos - el español Jordi Bertomeu, oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Charles J. Scicluna, arzobispo de Malta-, que entrevistaron a las víctimas y a todos los obispos. Tras su lectura, el Pontífice cambió radicalmente su discurso y se puso del lado de las víctimas. “En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada. Ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”.

Barros siempre negó las acusaciones. De hecho, durante la visita del Papa siguió en primera fila los actos. Pero una de aquellas víctimas, Juan Carlos Cruz, funcionario de una multinacional estadounidense, detalló que el obispo se encontraba a su lado cuando Karadima abusaba de él. Poco después de escuchar la respuesta de Francisco —“tráiganme pruebas”, dijo—, respondió en Twitter: “Como si uno hubiese podido sacarse una selfie mientras Karadima me abusaba con Juan Barros parado al lado viéndolo todo”.

El Papa, sin embargo, recibió a las víctimas en el Vaticano semanas después y cambió su posicionamiento ante el problema. El propio Cruz, que había sido muy crítico con el Pontífice, aseguró a este periódico que el “Papa está horrorizado con los abusos” y le había pedido perdón. Esta víctima ya anunció ese día que se avecinaba un tsunami. Dato que se confirmó con la dimisión en bloque de todos los obispos hace un mes. A partir de ahora, se estudiarán caso por caso las renuncias y el Pontífice decidirá cuáles acepta.

Más información