Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

“No soy racista”, la disculpa del abogado que insultó a unos hispanohablantes en Nueva York

Aaron Schlossberg fue despedido de uno de sus trabajos y se enfrenta a una petición para revocar su título

Una frase te puede cambiar la vida. Bien lo sabe el abogado Aaron Schlossberg, de 44 años, trumpista, que le gritó a dos mujeres y un dependiente en un restaurante de Nueva York por estar hablando español. Este martes, seis días después del arrebato xenófobo, ha pedido perdón a través de sus redes sociales: “No soy racista”, ha defendido. Ahora espera que un tuit vuelva a poner todo en su lugar. Pero puede que sea tarde considerando que lo despidieron de su trabajo en Corporate Suites y hay una petición formal para revocar su título.

Desde que se viralizó el vídeo de casi un minuto con Scholssberg amenazando a los hispanoparlantes con llamar a la oficina de inmigración, ha salido mucha información pública del sujeto. En su disculpa afirma que lo grabado no representa su verdadero yo, justificando que se mudó a Nueva York "precisamente por la diversidad que tiene". Pero los cibernautas fueron más rápidos que su arrepentimiento y ya han publicado otros tres vídeos.

En una de las grabaciones se ve al abogado insultar a un hombre en la calle, sin razón aparente, dónde le pregunta de qué país es y lo tilda de “feo extranjero”. En otro aparece en una mitin con una camiseta pro Donald Trump, donde le dice “falso judío” a un rabino fuera de una de las sedes de la Universidad de Nueva York y en el último muestra una acitutd desafiante ante unos hispanos. “Yo amo este país y esta ciudad, en parte por los inmigrantes y por la diversidad cultural que traen consigo”, es una de las frases finales con que Scholssberg pide sus “más sinceras disculpas”.

Algo que ha hecho gracia -si es que eso cabe- es que en el perfil de Linkedin del abogado alardea de hablar cuatro idiomas, entre ellos un “español profesional”, aprendido en Madrid, España. El francés lo domina con la misma facilidad y un nivel más bajo el chino mandarín y el hebro. Quizá ahora tenga más tiempo libre para perfeccionar su técnica en estos dos últimos.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información