Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pasajera muere tras estallar en pleno vuelo un motor y ser casi succionada al exterior

El avión, de la compañía Southwest, aterrizó de emergencia en Filadelfia. Una ventanilla se rompió tras la explosión

Motor izquierdo del Boeing 737 de la compañía Southwest Airlines accidentado en EEUU. AP

Una pasajera murió el martes en un avión de la compañía Southwest tras reventar el motor izquierdo en pleno vuelo. El estallido, según las primeras versiones, quebró una ventanilla y la víctima fue parcialmente succionada por el aire, aunque pudo ser rescatada. Otros siete ocupantes sufrieron heridas leves. La fallecida, que iba en la fila 14, es Jennifer Riordan, una ejecutiva de banca con dos hijos. Es el primer accidente mortal en una aerolínea estadounidense desde 2009.

Imagen difundida por el pasajero Marty Martínez en redes sociales.
Imagen difundida por el pasajero Marty Martínez en redes sociales.

El Boeing 737-700 había despegado por la mañana del aeropuerto de La Guardia, en Nueva York, y se dirigía a Dallas (Texas). Llevaba a bordo 143 pasajeros y 5 tripulantes. A las 11.15, cuando la nave volaba a 30.000 pies de altura, los viajeros oyeron una explosión. El motor izquierdo estaba en llamas. Pero lo peor aún no había llegado.

Las esquirlas rompieron una ventana y, según los viajeros, Jennifer Riordan fue violentamente succionada al exterior. "Llegó a tener medio torso fuera", afirmó un testigo. Un grupo de pasajeros y tripulantes logró evitarlo. Pero la mujer ya había quedado malherida. “Había sangre por todas partes”, recordó el pasajero Marty Martínez a CBSN.

Imagen de la ventana rota tomada por el pasajero Marty Martínez y difundida en redes.
Imagen de la ventana rota tomada por el pasajero Marty Martínez y difundida en redes.

El pánico se apoderó del avión. Tras el estallido y la rotura de la ventana, el aparato había perdido altura abruptamente y un fuerte olor a quemado inundó el interior. "Salían cenizas por la ventilación. Todo era caos; una parte de la tripulación estaba horrorizada, otros lloraban. Empezamos a caer", relató Matt Tranchin a la cadena ABC.

El Boieng enfiló al aeropuerto de Filadelfia para un aterrizaje de emergencia. Muchos pensaron que se iba a estrellar. “¡Algo va mal con nuestro vuelo! ¡Parece que nos venimos abajo!!”, tuiteó un ocupante. Los gritos y los rezos se sucedieron. Un pasajero sufrió una crisis cardiaca.

Tras 25 minutos de escalofrío, el avión logró tocar tierra. Jennifer Riordan fue trasladada en estado crítico al hospital. Allí falleció. La compañía, que no sufría un accidente mortal desde 2005, no facilitó una versión detallada de lo ocurrido.

El accidente fue hecho público por los propios pasajeros. En las redes sociales difundieron las imágenes del motor reventado y la ventana rota. El presidente del Comité de Seguridad en el Transporte Nacional, Robert Sumwalt, simplemente confirmó que se había tratado de un fallo mecánico en el motor izquierdo. No dio explicación de la causa.

El 737 accidentado fue entregado en 2000. Desde entonces había efectuado 40.000 despegues y aterrizajes. Southwest aseguró que el domingo pasado había sido revisado por última vez.