Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos se despide con 4,7 millones menos de colombianos en la pobreza

El mandatario cierra dos legislaturas mejorando los índices, pero no consigue sacar al país de los puestos más altos de la desigualdad en la región

En el centro, Juan Manuel Santos, durante la presentación del informe de pobreza de Colombia en 2017.
En el centro, Juan Manuel Santos, durante la presentación del informe de pobreza de Colombia en 2017.

En Colombia hay 385.000 personas que ya no forman parte de las estadísticas de pobreza monetaria, la que mide los ingresos económicos que reciben las familias, según el último informe del Departamento Nacional de Estadística (DANE), presentado la mañana del jueves por el presidente Juan Manuel Santos. El mandatario termina su segundo gobierno con un 26,9% de los colombianos en esta condición, un 1,1% menos que en 2016, cuando el indicador aumentó.

En las zonas rurales, más del 90% del país, donde viven el 30,4% del total de la población según información del Departamento Nacional de Planeación de 2014, la pobreza monetaria alcanza al 36% de los habitantes, 2,6 puntos menos que el año pasado.

Es en estas regiones donde el índice que mide la pobreza extrema se dispara, como ejemplifica Quibdó con el 17,7%, en el Chocó, departamento del Pacífico colombiano, una de las áreas que siguen castigadas por la violencias de los grupos armados pese a que se haya cumplido un año de posconflicto tras la firma de la paz con la y exguerrilla de las FARC. "En 2017, la tasa de este dominio fue 2,1 veces más alta que la tasa nacional (15,4% frente 7,4% respectivamente)", ha explicado Lukas Delgado, analista del DANE, en su cuenta de Twitter. Casi 470.000 personas salieron de esta condición.

Cuando Santos deje el cargo el 7 de agosto y le dé el relevo al sucesor que saldrá de las urnas en mayo y junio, habrán pasado ocho años de mandato y 4,7 millones de colombianos ya no estarán en la pobreza monetaria de un total de casi 50 millones de habitantes. "Colombia es el segundo país de la región que más redujo este indicador por detrás de Chile", ha resumido su mandato el presidente.

La pobreza multidimensional

En 2010, el Gobierno de Juan Manuel Santos decidió añadir otra forma de medir la pobreza en Colombia a través de cinco indicadores. La denominada pobreza multidimensional analiza las carencias de los colombianos en salud, vivienda y acceso a la educación, entre otras variables. En 2017, el 17% de la población tenía carencias de este tipo, 0,8 puntos menos que en 2016.

El informe del DANE describe un sector del país que ha mejorado en el logro educativo, que ya no vive en condiciones de hacinamiento, que construye sus casas con materiales que garantizan la salud y mejora sus estadísticas de analfabetismo. Desde 2010, 5,4 millones de colombianos han salido de esta condición de pobreza.

Los datos sirven para redirigir las políticas públicas del Gobierno hacia las necesidades básicas de los más vulnerables. El presidente Santos se ha acompañado durante la presentación del informe de ministros de diversas carteras como la vicepresidenta de Educación que ha recordado que el presupuesto ha crecido un 79% en los últimos ocho años, el sector que más dinero recibe desde hace cuatro, por encima de Defensa. "Hemos conseguido que 57 de cada 100 estudiantes entren en educación superior", ha apostillado el presidente.

El Gobierno de Colombia ha conseguido, por primera vez, que el 47% de la actividad económica sea formal. "Por lo menos es menos de la mitad", ha dicho Santos consciente de la tarea que aun falta por hacer en el país. En 2017, siete de cada 10 empleos respondían a esta condición, lo que garantiza ingresos legales a las familias que dependen en un 80% del dinero que consiguen a través del trabajo.

El campo colombiano, principal víctima de la violencia de las guerrillas, los herederos del paramilitarismo y las bandas del narcotráfico, empieza a crecer tras años de estancamiento. "En un año de paz el sector agropecuario es el mayor generador de empleo", ha dicho el ministro de Agricultura. El año pasado, la economía de Colombia creció el 1,8% mientras que el campo lo hizo en un 4,9%.

El único indicador que Juan Manuel Santos no ha conseguido reducir como esperaba es el coeficiente Gini utilizado para medir la desigualdad en los ingresos. Colombia se quedó en el 0,508 en 2017, del 0,517 del período anterior. Según este medidor, el 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos) y el 1 con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los demás ninguno).

"Un coeficiente de Gini bajo, por sí solo, no necesariamente es bueno", ha aclarado Lukas Delgado del DANE. "Ejemplo: Cúcuta, en la frontera con Venezuela, tuvo el tercer valor más bajo del país en 2017 (0,426). Pero su incidencia de pobreza es la cuarta más alta (33,5%): indica una condición de igualdad de bajos ingresos en la ciudad". Colombia, país de renta media en las estadísticas internacionales, sigue luchando por abandonar el puesto de ser uno de los países más desiguales de la región.

Más información