Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Un juez de Texas ordena aplicar descargas eléctricas a un preso para forzarlo a declarar en la sala

George Gallagher ordenó el castigo hasta en tres ocasiones para que el acusado se comportara. El juicio deberá repetirse porque el magistrado violó los derechos constitucionales del inculpado

Vista de un juicio en Estados Unidos.
Vista de un juicio en Estados Unidos. GETTY IMAGES

Terry Lee Morris no siguió las reglas de decoro del tribunal en el que era procesado en Fort Worth, Texas. Así que el juez que presidía la sala ordenó al policía que le custodiaba que activara el cinturón eléctrico que llevaba puesto, para que entrara en razón y se comportara como era debido. Recibió hasta tres descargas en el momento. Ahora el juicio tendrá que repetirse porque el magistrado violó los derechos constitucionales del reo.

Morris está acusado de solicitar sexo a una menor. Fue sentenciado a 60 años de prisión en 2014. Estos cinturones paralizantes emiten descargas de hasta 70.000 voltios. Son extremadamente dolorosos y se usan cuando el preso intenta escapar o se vuelve violento. El juez que ordenó que se propinara el castigo es George Gallagher. Lo hizo tras el acusado negarse a declararse culpable o inocente.

El caso volverá a ser juzgado en la corte que preside Gallagher, que se abstuvo de valorar la decisión

"¿Vas a seguir las reglas?", le preguntó Gallagher tras advertirle que si seguía con su actitud desafiante procedería a retirarlo de la sala o usaría el cinturón paralizante. El acusado explicó al juez que tenía una demanda pendiente contra él y contra el que era entonces su abogado, y que quería ejerce su derecho a defenderse.

"Señor, le pido que se recuse", dijo Morris.

"Pégale", ordenó el magistrado.

En ese momento se produjo la primera descarga.

"¿Vas a comportarte?", insistió Gallagher.

Morris respondió diciendo que tenía problemas mentales.

"Pégale otra vez", replicó el juez.

El acusado se dirigió tras la segunda descarga a Gallagher para decirle que le estaba "torturando", que se equivocaba al reprimirlo de esa manera. El juez procedió en ese momento a ordenar una tercera descarga eléctrica, ante la negativa de Morris. Después explicó que se le propinó el castigo porque el acusado se mostraba muy agitado y temía que la situación escalara, poniendo en peligro a los presentes.

"Se hizo por la seguridad de los abogados y de todos los participantes en el juicio", reiteró Gallagher al defender su orden. Morris, por su parte, se ausentó durante el resto del juicio por miedo.

La decisión del tribunal de apelaciones de El Paso no solo pide que se repita el proceso al determinar que no había motivos de seguridad que justificaran el castigo. También deja claro que un juez en Texas no puede "electrocutar" al acusado cuando se niega a responder a las preguntas y señala que se este tipo de descargas eléctricas pueden incapacitar mentalmente a la persona que las recibe.

"Nunca vimos un comportamiento similar y tampoco esperamos que algo así vuelva a suceder", lamenta la magistrada Yvonne Rodríguez en su opinión refiriéndose a la conducta del juez George Gallagher, que considera pone en compromiso la "dignidad" del proceso para que la justicia no degenere en "barbarismo". Este tipo de castigo al acusado, insiste, "está constitucionalmente prohibido".

La opinión no indica el estado de Morris tras las descargas. La abogado que le representó en la apelación agradeció que se protejan los derechos de su cliente. El caso volverá a ser juzgado en la corte que preside Gallagher, que se abstuvo de valorar la decisión. El abogado del acusado en el juicio no se opuso al castigo, porque dijo que su cliente estaba fuera de control. "Era un cañón a punto de disparar".

Síguenos en Twitter y en Flipboard