Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecuatorianos apoyan el veto perpetuo a funcionarios corruptos

El expresidente Rafael Correa ha declarado en la fiscalía por contratos firmados durante su mandato

Una mujer vota en la consulta popular en Ecuador.
Una mujer vota en la consulta popular en Ecuador. REUTERS

No más corruptos. Ecuador le puso freno al abuso de los recursos públicos al votar sí, con una contundente mayoría, a la pregunta que propone la inhabilitación de por vida para los funcionarios implicados en tramas de corrupción. Es el tema que recibió más votos a favor en la consulta popular del domingo, convocada por el presidente, Lenín Moreno, para desmarcarse definitivamente de la herencia política de su predecesor y antiguo aliado, Rafael Correa. Es un reflejo del hartazgo ante las numerosas investigaciones que han sobrevenido al cambio de Gobierno y apuntan a lo más alto de la gestión correísta.

Con más del 98% de las papeletas escrutadas, casi el 74% de los ecuatorianos está de acuerdo con vetar para siempre el acceso a puestos de responsabilidad a personas que no tengan las manos limpias. El mensaje de rechazo le llega al expresidente Correa cuando afronta una investigación por contratos firmados bajo su mandato. El expresidente acudió a declarar ayer ante la fiscalía en Guayaquil. Están en entredicho los contratos de preventa petrolera que Ecuador firmó con China para acceder a financiación y que, según los avances de la Contraloría [el Tribunal de Cuentas], han generado un perjuicio millonario a las arcas públicas.

“Es una operación tremendamente beneficiosa para el país. China necesitaba hidrocarburos y tenía capacidad de financiación. Y nosotros teníamos petróleo pero necesidad de financiación. Ahí está la alianza estratégica”, declaró Correa tras salir de la fiscalía, a la que dijo haber acudido de forma voluntaria.

Es la primera vez que Correa se enfrenta a las autoridades por su gestión desde que dejó el Gobierno, pese a que desde mayo pasado se han destapado decenas de casos por despilfarro de dinero público y pago de sobornos, como el caso Odebrecht, que ha implicado a altos cargos del correísmo.

El expresidente llevaba un mes haciendo campaña por el no para las siete preguntas de la consulta, pero con especial énfasis en las tres que afectan a la inhabilitación política, la reelección indefinida y la reestructuración del Consejo de Participación Ciudadana. Justo esas cuestiones son las que cosecharon un menor margen de victoria del sí, demostrando que el expresidente aún tiene apoyo y poder de convicción. No el suficiente para inclinar los sondeos de su lado, pero sí para reducir la distancia. En la que menos apoyo ciudadano recibió de sus simpatizantes es la que le habría permitido regresar al poder a partir de 2021. Habrá que esperar para ver cómo encaja Correa la derrota. Ya en septiembre pasado, el expresidente de Ecuador se anticipaba al peor escenario y valoraba la alternativa de impulsar una asamblea constituyente para recuperar el espacio de poder perdido. El domingo citó a un Hugo Chávez revolucionario para dejar claro que seguirá dando batalla: “No se han alcanzado los objetivos POR AHORA”. En mayúsculas.

Más información