Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios arrasan más de 600.000 hectáreas en la pampa argentina

Desde el inicio de la temporada, se han registrado cien focos de fuego. Hay más de mil animales muertos

Incendio en la provincia argentina de La Pampa.
Incendio en la provincia argentina de La Pampa.

El fuego devora La Pampa, una provincia agrícola y ganadera situada en el corazón de Argentina. En poco más de dos meses, el Gobierno pampeano estima que las llamas han arrasado alrededor de 467.000 hectáreas. Un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) eleva la cifra hasta las 608.000 hectáreas, una superficie equivalente a cuatro veces Ciudad de México, diez veces Madrid o 30 Buenos Aires.

Otro de los focos que han arrasado la provincia.
Otro de los focos que han arrasado la provincia.

La falta de lluvias, las altas temperaturas y ráfagas de viento superiores a los 50 kilómetros por hora empeoraron la situación en la última semana y el INTA advierte que hay hasta dos millones de hectáreas en riesgo, en su mayoría de pastizales naturales. "La existencia de un proceso de arbustización generalizado, condiciones de baja carga animal, producto de la severa sequía ocurrida entre los años 2008 a 2010 y una serie de años extraordinariamente húmedos, son las condiciones ideales para la acumulación de grandes volúmenes de materia seca fina requerida para el comienzo de fuegos", señala el informe del organismo dependiente del Ministerio de Agroindustria.

Dos víctimas mortales en enero

Los incendios se cobraron a principios de enero la vida de dos hermanos que manejaban un tractor y que no se sabe por qué desobedecieron la orden de desalojo dada por las autoridades, señaló a EL PAÍS el director de Defensa Civil de La Pampa, Luis Alberto Clara. Desde entonces no se han registrado nuevas víctimas mortales, pero sí un menor herido de poca gravedad un par de días atrás.

A estas horas, los bomberos luchan para controlar tres focos en el suroeste de la provincia, alrededor de las localidades de La Adela y El Durazno. "La mayoría son tierras productivas de ganadería", detalla Clara, que sospecha que al menos uno de los últimos incendios fue provocado, porque se registraron varios fuegos simultáneos cerca de la carretera. Hoy, la disminución momentánea del viento facilitó la tarea del centenar de brigadistas, bomberos y agentes de policía que trabajan en la zona, con ayuda de refuerzos enviados desde la provincia de Córdoba, además de hidroaviones y helicópteros. Las autoridades reciben también apoyo de la NASA, que emite alertas de focos de calor en tiempo real. "Desde que empezó la temporada, el 15 de noviembre, tuvimos cien incendios", dice el director de Defensa Civil.

El humo ha obligado a cortar temporalmente algunas carreteras locales y provinciales por la baja visibilidad en los últimos días. Los ganaderos se han visto forzados a trasladar a numerosas cabezas de ganado de las áreas amenazadas por las llamas, pero alrededor de mil no han sobrevivido, según Vicente Barreix, dirigente de la Sociedad Rural Argentina en La Pampa. A través de las redes sociales, algunos vecinos han compartido imágenes de venados muertos, así como superfícies boscosas completamente arrasadas.

"No hay anuncio de lluvias para los próximos 15 días y hasta que no llueve esto no se puede detener del todo", lamenta Barriex, convencido de que las pérdidas para el sector serán millonarias. En junio el INTA ya advirtió del elevado riesgo de incendios en la región, tras un 2017 catastrófico, en el que se quemaron 1,3 millones de hectáreas.

Más información