Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un adolescente mata a otros dos menores en un tiroteo en una escuela de Kentucky

El atacante, de 15 años, ha sido detenido. Hay 17 personas heridas

Una imagen de la escuela del tiroteo. MARSHALL COUNTY HIGH SCHOOL

La sinrazón de la violencia armada en Estados Unidos volvió a aflorar este martes. Un adolescente de 15 años desató el caos en una escuela secundaria de una zona rural de Kentucky. Equipado con una pistola, abrió fuego a primera hora de la mañana. Un chico y una chica de la misma edad que el atacante murieron por sus disparos. Otras 17 personas fueron atendidas por personal médico, 12 de ellas por heridas de bala.

El tirador fue detenido por la policía, que se lo llevó esposado de la escuela secundaria Marshall County, en Benton, en el suroeste del Estado. Las autoridades desconocen, por ahora, sus motivos, cómo obtuvo el arma y si estudiaba en ese colegio. Creen que actuó solo.

Es el primer tiroteo múltiple en un centro escolar en Estados Unidos en 2018. En el país, cada día de media 309 personas reciben disparos y 93 de ellas mueren. En un año, equivale a 114.994 personas, de las que 33.880 fallecen, según estimaciones de la Campaña Brady. Las cifras suponen una anomalía en el mundo desarrollado. Como también lo es el cálculo de que hay nueve armas por cada 10 ciudadanos. Es la proporción más alta del planeta.

El joven abrió fuego a las 7:57 hora local en Kentucky y nueve minutos después llegaron al recinto los primeros agentes de policía. En la escuela, había un agente de seguridad, algo habitual en los centros educativos de EE UU, como también lo es que los alumnos sigan simulacros de cómo responder ante un hipotético tiroteo.

Los disparos propiciaron escenas dramáticas. Cientos de estudiantes huyeron desesperados de la escuela ante el temor a ser alcanzados por las balas. Muchos se subieron a sus vehículos y corrieron por una carretera cercana. Al enterarse del tiroteo, numerosos padres se desplazaron al colegio para saber si sus hijos estaban a salvo. En los alrededores de la escuela, muchos familiares buscaban ansiosamente a sus allegados. Si los encontraban, se fundían en emotivos abrazos, según medios locales. La falta de respuestas sobre sus hijos carcomía al resto.

“Hubo lloros y gritos”, dijo a la agencia Associated Press Mitchell Garland, un hombre que acogió a entre 50 y 100 estudiantes en su negocio, cercano a la escuela.

La chica de 15 años murió inmediatamente en el colegio, mientras que el chico lo hizo en el hospital al que fue trasladado, según anunció en una rueda de prensa el gobernador de Kentucky, Matt Bevin. “Llevará tiempo curar esta herida. Para algunos en esta comunidad, nunca se curará plenamente”, dijo el gobernador.

El trauma de la violencia armada en una escuela ya sacudió Kentucky en 1997, cuando cinco personas murieron por disparos de un chico de 14 años en un colegio de secundaria.

Más información