Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ceremonias de entrega de los Premios Nobel 2017

La ICAN, Nobel de la Paz por impulsar el acuerdo de desarme nuclear, llama a las potencias a sumarse al tratado

La directora ejecutiva de ICAN Beatrice Fihn, durante una firma en una conferencia de prensa de los Nobel, este sábado. Reuters-Quality

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) ha alertado este domingo de que la destrucción de la humanidad puede depender simplemente de que alguien "pierda los estribos". Lo ha hecho al recibir el Nobel de la Paz 2017, cuya ceremonia de entrega se ha celebrado en Oslo. Allí, ha llamado a las potencias nucleares a sumarse al tratado para la Prohibición de Armas Nucleares. Horas después, en Estocolmo, se han entregado los galardones de Física, Química, Medicina, Literatura y Economía en una gala en la que el presidente de la fundación de los Premios Nobel ha hecho alusión al trato "terrible" que sufren los rohingya en Myanmar. 

"¿Será el fin de las armas nucleares, o acaso será nuestro propio final?", se ha preguntado Beatrice Fihn, directora de la ICAN, durante el acto. La ICAN, que agrupa a unas 500 ONG en un centenar de países y lleva años alertando del peligro que constituyen este tipo de armas, ha recibido el premio en presencia de varios supervivientes de los bombardeos estadounidenses de Hiroshima y Nagasaki, que dejaron 220.000 muertos hace 72 años.

La ICAN tuvo un papel decisivo en las negociaciones en la ONU que llevaron en julio a la adopción de un tratado para prohibir las armas atómicas, apoyado por dos tercios de los países del organismo multilateral, pero no por las potencias ni sus aliados. A la ceremonia no han acudido los embajadores de tres potencias nucleares como Estados Unidos, Reino Unido y Francia, en señal de protesta por la concesión del galardón a esta organización.

La entrega de este Nobel se produce este año en un contexto en que las tensiones en la península coreana alimentan los temores de una guerra. Pyongyang ha multiplicado en los últimos meses sus ensayos nucleares y disparos de misiles, intercambiando belicosas amenazas con Donald Trump, quien ordenó maniobras militares en la región.

Horas después de la gala en Oslo, los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia han presidido la ceremonia de entrega de los Nobel de Física, Química, Medicina, Literatura y Economía en Estocolmo. En la Sala de Conciertos de la capital sueca, el presidente de la fundación de los Premios Nobel, Carl-Hendrik Heldin, ha hecho alusión al trato “terrible” que sufren los rohingya en Myanmar. Ha afirmado que los derechos humanos “están siendo ignorados” y que hay “demasiada gente viviendo bajo amenaza constante de violencia”. Sus palabras llegan tras las críticas que ha recibido Aung San Suu Kyi, actual consejera de Estado birmana y galardonada en 1991 con el Nobel de la Paz, por su tibia reacción ante la crisis de esta minoría musulmana.

En su discurso, Heldin ha defendido que, gracias a los progresos científicos, culturales y económicos, ahora hay “sociedades en las que la gente es capaz de vivir la vida que desea, en un grado que el mundo no había visto nunca antes”. El presidente de la fundación de los Premios Nobel también ha apelado a la importancia de la educación en la era de la “posverdad”.

En el acto, a la que además de los reyes de Suecia también han asistido la princesa heredera Victoria y su esposo, el príncipe Daniel, los 11 laureados han recogido de manos del monarca la medalla, el diploma y el certificado monetario de nueve millones de coronas suecas (943.784) que les acredita como nuevos Nobel.

Durante el acto se han glosado los logros de todos los premiados. Como los de Kazuo Ishiguro, Nobel de Literatura. “Con sus relatos ayuda a los seres humanos a vernos a nosotros mismos, sumergidos como estamos en una violenta historia sin final”, ha dicho la secretaria permanente de la Academia sueca, Sara Danius. También ha habido un reconocimiento para Rainer Weiss, Barry Barish y Kip Thorne, Nobel de Física por sus contribuciones para detectar las ondas gravitacionales, que abren “posibilidades inesperadas” de explorar partes invisibles del universo. Y para los Nobel de Medicina de este año, Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young, cuyos descubrimientos sobre los mecanismos que controlan los ritmos circadianos de los seres vivos “tienen importantes implicaciones para la salud humana”.

“Las revoluciones son de naturaleza internacional y llegan a través de la colaboración”, ha afirmado Danius en referencia a Jacques Dubochet, Joachim Frank y Richard Henderson, Nobel de Química por haber desarrollado la criomicroscopía electrónica. La secretaria permanente de la Academia sueca también ha destacado los trabajos de Richard Thaler, galardonado en Economía por sus contribuciones a la economía del comportamiento, que “han tenido un significativo impacto en el mundo real de la formulación de políticas y no menos en el campo del diseño de programas en pensiones”.

El momento de los discursos es el más esperado del banquete, pueshablan los premiados tras recibir sus medallas y hoy lo han hecho para alabar el significado de estos galardones, pero también para defender la importancia de los emigrantes en la sociedad. Kazuo Ishiguro ha recordado que a los cinco años en su Naghasaki natal su madre le habló del "Nobel Sho" (Premio Nobel, en japonés) y le contó la historia del hombre que creó esto galardones que promueven "la paz y la armonía". Michael Rosbash ha alertado de que los EE UU "pluralistas" en que creció está en "peligro". 

Richard Thaler ha asegurado que su inseguridad se veía agravada al compararse con los méritos de los otros premiados y se ha preguntado qué había descubierto él para ganar el premio. "Descubrí la presencia de la vida humana en un lugar donde los economistas pensaban que no existía: la economía". Rainer Weiss ha destacado que la detección de las ondas gravitacionales no fue solo obra de los tres premiados sino de más de mil científicos, ingenieros, administradores y estudiantes del proyecto LIGO. Jacques Dubochet ha dicho que ellos, creadores de la criomicroscopía electrónica, nunca han sido "muy buenos químicos", pero les han honrado con el galardón, lo cual significa que o han alcanzado su "más alto nivel de incompetencia" o este premio es "testimonio de la unidad de la ciencia".

Más información