Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Humberto de la Calle es elegido el candidato presidencial de los liberales

El jefe negociador en el proceso de paz con las FARC resultó ganador en la consulta liberal que disputaba con el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo

Humberto de la Calle, candidato presidencial de los liberales en Colombia.
Humberto de la Calle, candidato presidencial de los liberales en Colombia.

Humberto de la Calle fue elegido el candidato del Partido Liberal para las elecciones presidenciales del próximo año. De la Calle disputaba la consulta de su colectividad con Juan Fernando Cristo, uno de los políticos más reconocidos de esa bancada. La consulta fue cuestionada por los 40.000 millones de pesos, unos 13 millones de dólares, que le costó al país, y por la fecha que el Consejo Nacional Electoral eligió para hacerla. Congresistas liberales pedían aplazarla para marzo, cuando se realizarán las votaciones parlamentarias, y hasta el expresidente César Gaviria, director del movimiento político, abogó para evitar la consulta. Al final, la Registraduría habilitó 428 puestos de votación y 9.438 mesas en todo el país, pero la baja participación marcó la jornada. Apenas el 2% de los ciudadanos que podían votar, lo hicieron. Con el 98,54% de las mesas escrutadas, el exnegociador del acuerdo con las FARC alcanzó 362.229 votos frente a 320.496 que logró Cristo.

Los colombianos votaron por el representante del liberalismo para las presidenciales de 2018.
Los colombianos votaron por el representante del liberalismo para las presidenciales de 2018.

De la Calle, abogado de formación, empezó a moverse en el escenario político desde los años ochenta, pero fue en los noventa cuando su nombre se consolidó. Fue ministro de Gobierno del presidente César Gaviria y encargado de liderar el proceso de convocatoria de la Asamblea Constituyente de 1991, que le dejó a los colombianos la Constitución que hoy rige. Fue elegido vicepresidente entre 1994 y 1996, durante el mandato de Ernesto Samper, pero abandonó el cargo debido al proceso 8.000 contra el presidente, en un escándalo que salpicó su campaña con dinero del narcotráfico.

De la Calle y Cristo coinciden no solo en el color de la bandera que llevan, sino también en sus propuestas. Ambos, en diferentes escenarios, han construido un discurso a favor de la paz. De la Calle, como jefe negociador con las FARC durante los cuatro años que duró el proceso, y Cristo como el primer político en poner a las víctimas como centro del debate nacional, aun cuando el diálogo con la guerrilla ni siquiera había empezado. La gran diferencia entre los candidatos que se disputaban la representación de los liberales es el tipo de política que los identifica y los respaldos con los que cada uno cuenta. Cristo tenía el apoyo de la maquinaria política del partido liberal en las regiones y De la Calle buscó un voto de opinión, respaldado en su trayectoria, pero sobre todo en su papel en el diálogo con las FARC. Llamó a los jóvenes que apoyan la paz, a los que votaron por el ‘sí’ en el plebiscito y a los que, como dice su lema de campaña, creen en "un país donde quepamos todos".

Aunque los opositores al proceso de paz han intentado tildar a De la Calle como el “candidato” de las FARC, el político ha descartado cualquiera alianza con este nuevo partido conformado tras la dejación de las armas, como también lo ha hecho con el uribismo. Por el contrario, ha mostrado simpatía por el trío que integran Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Enrique Robledo, que también aspiran a obtener un lugar en la contienda electoral del próximo año, bajo la bandera de la lucha contra la corrupción. La escasa participación en la consulta liberal pone a De la Calle en la necesidad de formar parte de una coalición si quiere alcanzar la presidencia.

En agosto pasado, cuando De la Calle mostró su interés por ser candidato presidencial, aseguró que luchará contra la inequidad y la discriminación. También ha hecho mención a la corrupción, uno de los problemas más grandes que aqueja a los colombianos. "Queremos limpiar el sistema político del clientelismo, eliminar el fantasma de multinacionales inescrupulosas", señaló. Este domingo, cuando su nombre es oficialmente el representante de los liberales, habla de la necesidad de hacer un "frente común" para derrotar a los que "quieren que nada cambie en el país".

Entre 2006 y 2014 cuatro partidos políticos han hecho siete consultas como la de este 19 de noviembre para escoger a su candidato presidencial, pero ninguno ha ganado las elecciones. Carlos Gaviria en 2006 (Polo Democrático) y Antanas Mockus (Partido Verde) en 2010 han sido hasta ahora los únicos que han logrado buenos resultados en las presidenciales.