Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un coyote viaja 34 kilómetros incrustado en la parte delantera de un coche

El animal no sufrió ningún daño grave

Un coyote en una carretera en Yosemite, Estados Unidos.

Un coyote empotrado en la parte delantera de un coche. La historia de esta insólita imagen, que ha sido compartida en Facebook más de 220.000 veces, comienza con un accidente. Georgie Knox, una canadiense que iba  camino al trabajo, atropelló un coyote. Todo sucedió hace un par de semanas. Knox pensó que lo había matado, sin embargo, se dio cuenta minutos después de que el animal seguía metido en la parte delantera de su coche. Vivo.

Knox, que vive en Airdrie, en la provincia de Alberta, al suroeste de Canadá, confesó en su cuenta de Facebook que había oído un “crunch” y que creía haber matado al animal. La mujer explica en su perfil que, al detenerse en un semáforo, otra mujer le informó de que había un coyote incrustado en su coche. “Este pobre chico estaba mirando hacia arriba y parpadeando hacia mí” cuenta la canadiense.

El animal viajó sin sufrir ningún daño, desde Airdrie a Calgary, dos ciudades situadas a 34 kilómetros de distancia. Pese a haber transitado por autopista en esas condiciones, el animal solo sufrió heridas mínimas.

El coyote fue rescatado por los guardas forestales y revisado por un biólogo. El animal fue liberado después en el condado de Kananaskis, situado a 100 kilómetros al este de su territorio. Seguramente ni la conductora ni el animal olvidarán fácilmente la experiencia. 

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información