Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las promesas electorales de Merkel y Schulz

Los programas electorales de la CDU-CSU y el SPD tienen puntos en común en materia de impuestos y acogida a refugiados

La canciller Angela Merkel y el líder del SPD Martin Schulz.
La canciller Angela Merkel y el líder del SPD Martin Schulz. AFP

“Hoy vivimos en la Alemania más bella y mejor” es la frase que presenta el programa electoral de 76 páginas de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, con el cual la alianza pretende convertirse en la fuerza política más votada en el país y Angela Merkel renovar su mandato. Los temas centrales del programa son la familia y el trabajo, la integración y el asilo, la seguridad, los impuestos y las finanzas, la educación e investigación y la política exterior.

  • Familia y trabajo. La familia y los niños son el “fundamento de la sociedad”, señala el programa. Se aumentará el llamado kindergeld (subsidio familiar por hijo) de 192 hasta 217 euros y la reducción de la base imponible por hijo de 7.356 euros hasta 8.820 euros. El partido también promete a las familias que compren una vivienda por primera vez un subsidio de 1.200 euros anuales por cada hijo durante 10 años. “Social es lo que crea trabajo”, reza el programa de la CDU-CSU, que promete alcanzar el pleno empleo para 2025. La Unión desea crear nuevos puestos de trabajo en el ramo de la digitalización y en la biotecnología y promete una ley de inmigración para atraer talento.
  • Integración y asilo. No habrá un tope para la llegada de refugiados y los dos partidos desean buscar acuerdos, similares a lo que la UE firmó con Turquía, con países africanos. También planean reforzarán las expulsiones de los extranjeros que no puedan vivir legalmente en el país. El aprendizaje del idioma será prioritario para la integración y se advierte que las personas que no deseen integrarse pueden perder su permiso de residencia.
  • Seguridad. La CDU-CSU apuesta por una Unión Europea de Defensa, un reforzamiento de las fronteras externas de la UE para impedir la inmigración irregular. En cuanto a la seguridad interna, la idea es crear 15.000 puestos de trabajo para la policía y 18.000 para el Ejército, que también será autorizado a apoyar a la policía en casos de actos graves de terrorismo. En 2024, el presupuesto de defensa aumentará al 2% del PIB .
  • Unión Europea y política exterior. “La tarea de Alemania es llegar a ser un ancla de estabilidad en el mundo”, reza el programa y señala que el principal aliado del país es Francia. Rechaza la comunitarización de la deuda, apuesta por los acuerdos comerciales internacionales y admite que Estados Unidos es y seguirá siendo un socio central.
  • Impuestos y finanzas. La CDU-CSU promete una reducción de 15.000 millones de euros del impuesto sobre la renta y la eliminación del impuesto de solidaridad (creado después de la reunificación para transferir riqueza de la parte occidental a la antigua RDA) en el año 2020.
  • Educación e investigación. La CDU y la CSU quieren elevar el presupuesto para la educación e investigación hasta el 3,5 % del PIB hasta el año 2025 en una clara apuesta por la digitalización. Para ello prometen crear la figura de un viceministro para política digital.

“Una sociedad es justa cuando todos tienen las mismas oportunidades. Es el momento para más equidad”. Esta es la frase elegida para el arranque del programa de 88 páginas del partido Socialdemócrata alemán (SPD) y donde los temas centrales son similares a los que defienden la dos partidos cristianodemócratas, aunque hay matices que los diferencian. 

  • Familia y trabajo. El SPD apuesta por el pleno empleo, promete trabajo socialmente asegurado y pagado según los convenios laborales. Con respecto a la familia, promete una ayuda de 150 euros mensuales durante dos años a los padres que trabajen a tiempo parcial para cuidar a sus hijos y apuesta por un matrimonio para todos.
  • Integración y asilo. El SPD apuesta por una política humanitaria de asilo y señala que el derecho a la protección internacional en Alemania no debe ser cambiado. Los refugiados deben ser repartidos en forma solidaria en la UE. El SPD también desea promover el regreso voluntario de los refugiados, fomentar los cursos del idioma alemán y poner en marcha un programa de rescate marítimo para poner fin a las muertes en el Mediterráneo.
  • Seguridad. Para el SPD, la prevención es la mejor herramienta para luchar contra el terrorismo. El partido rechaza leyes más duras y apuesta por mejorar el sistema de datos de las fuerzas de seguridad. Al igual que la CDU-CSU, quiere crear 15.000 nuevos puestos para la policía, pero rechaza la militarización de la seguridad pública y el aumento del presupuesto de Defensa. También está a favor de reforzar los controles de las fronteras externas de la UE y apuesta por la creación de un centro anti-terrorista.
  • Unión Europa y política exterior. El SPD se posiciona a favor de la idea europea, se autocalifica como un partido a favor de la paz y señala que las armas no resuelven los conflictos. El partido desea crear un gobierno económico en el seno de la UE para coordinar la política económica, apuesta por mantener la alianza con Estados Unidos y por una desescalada en las relaciones con Rusia. “Un mundo sin armas atómicas y de destrucción masiva sigue siendo nuestra meta”, señala el programa.
  • Impuestos y Finanzas. Al igual que la CDU, promete una reducción de 15.000 millones de euros al impuesto sobre la renta y piensa llevarlo a cabo con un aumento impositivo para las rentas más altas. El partido también desea introducir un impuesto para las transacciones financieras y eliminar el impuesto de la solidaridad, aunque no menciona una fecha.
  • Educación e investigación. El programa promete una educación gratuita desde el jardín de infancia hasta la universidad y un aumento de las inversiones en la ampliación de escuelas con horario completo y servicio de comedor. El SPD apuesta por incrementar el presupuesto para la educación y la investigación hasta el 3,5 % del PIB hasta el año 2025, una medida destinada a asegurar puestos de trabajo y el progreso económico.

Más información