Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trece muertos en Madeira al caerles un árbol durante un acto religioso

Las víctimas estaban asistiendo a una ceremonia religiosa al aire libre en Senhora do Monte

Una imagen de Senhora do Monte tras el accidente.

Trece personas han muerto en la localidad de Senhora do Monte (en la isla portuguesa de Madeira) al caer sobre la multitud que asistía a una ceremonia religiosa al aire libre un árbol de grandes dimensiones, según ha informado el Gobierno regional.  Además, otras 49 personas han resultado heridas, 12 de ellas de carácter grave. Las víctimas estaban participando en uno de los principales actos religiosos con motivo de las fiestas patronales de la isla.

El siniestro se produjo junto a Largo da Fonte durante una romería a una iglesia en las colinas de la localidad, desde las que se divisa la capital de la isla. En el momento en que se ha caído el árbol, un falso plátano (arce blanco) de unos 200 años, decenas de personas estaban comprando y encendiendo velas junto a una fuente ante una imagen de la virgen del Monte, durante los actos con motivo de la festividad de la Asunción de la virgen María. 

Esta fuente está rodeada de numerosos árboles centenarios y atrae cada año a numerosos habitantes de Madeira durante la fiesta del Monte. Esta pequeña peregrinación es una de las mayores fiestas de Madeira, en la que suelen participar todas las autoridades de las islas. De hecho, estaba prevista la presencia del presidente del Gobierno regional, Miguel Alburquerque.

Los heridos tienen en su mayoría "fracturas y heridas en la cabeza", según fuentes del hospital Nelio Mendonca. Entre las personas heridas hay cinco extranjeros de nacionalidad alemana, húngara, francesa y holandesa, indicó en conferencia de prensa el cirujano general del hospital de Funchal Miguel Reis.

Equipos de rescate en el accidente de Madeira. ver fotogalería
Equipos de rescate en el accidente de Madeira.

Según varios testigos, el árbol era muy antiguo y estaba apuntalado desde hace al menos dos años y el tronco estaba hueco. Varios vecinos han asegurado que las autoridades habían sido advertidas del peligro de caída, especialmente tras la caída de varias ramas del mismo ejemplar en marzo de este mismo año.

El Consejo de Gobierno de Madeira ha decretado tres días de luto en la región. "Nuestra prioridad es tratar a los heridos y apoyar a las familias de las víctimas", insistió el secretario regional en presencia del presidente del Gobierno Regional de Madeira, Miguel Alburquerque, que mostró sus condolencias a las familiares de las víctimas.

Más información