Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición venezolana asegura que seguirá trabajando en el Parlamento

Maduro advierte de que levantará la inmunidad a los diputados opositores y plantea "tomar el mando" de la Fiscalía

Nicolás Maduro, el domingo, durante la celebración de los resultados en Caracas. EFE

La oposición venezolana ha asegurado este lunes que no se plantea abandonar la Asamblea Nacional a pesar de las elecciones constituyentes celebradas el domingo, en las que rechazó participar, y que seguirá trabajando con normalidad en el Parlamento, institución que controla desde los comicios legislativos de 2015. El presidente de la Cámara, Julio Borges, ha afirmado que “ayer ganó la determinación del pueblo venezolano en su lucha histórica por la libertad”. +

Los partidos que integran la Mesa de Unidad Democrática (MUD) esgrimen como argumento la participación en la votación. Los datos oficiales, ofrecidos anoche por el Consejo Nacional Electoral (CNE) la cifran en más del 41%, mientras las fuerzas críticas con el chavismo rebajan ese cálculo hasta el 12%. “Lo más importante es lo que ustedes vivieron”, ha dicho Borges haciendo referencia a los “centro vacíos” y manteniendo que “las únicas colas” fueron “las de la panadería”. “La realidad política es que le pueblo venezolano derrotó de manera contundente al Gobierno nacional para decir que no acepta una Constituyente”, ha agregado.

El dirigente opositor se ha pronunciado desde el Palacio Federal Legislativo. “El Parlamento Venezolano fue electo por 14 millones de habitantes, es un Parlamento que va a seguir sesionando, es un Parlamento que encarnamos todos los que estamos acá. No vamos a hacer otra cosa que seguir adelante”, ha insistido. “Este es el sitio donde nos colocó el pueblo y nosotros vamos a seguir trabajando normalmente”.

El presidente Nicolás Maduro, en cambio, amenazó el domingo por la noche con levantar la inmunidad a los diputados opositores a través del nuevo órgano electo, según cifras oficiales, por más de ocho millones de personas. Esto es, la nueva Asamblea Constituyente. De esta forma podrían ser sometidos a la justicia. Maduro también planteó "tomar el mando" de la Fiscalía, después de que la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, se alejara del Ejecutivo cuando empezaron las protestas, a principios de abril. “Algunos terminarán en una celda, bajo el mando de la justicia necesaria”, advirtió durante un acto televisado con simpatizantes chavistas.

Las votaciones de la Constituyente impulsada por Maduro sumieron al país en una espiral de violencia sin precedentes durante un proceso electoral, con varios muertos desde la noche del sábado. El primer efecto de la decisión del presidente de seguir adelante con su proyecto es que Venezuela tendrá a partir de esta semana un Parlamento exclusivamente oficialista ignorado por todos los partidos de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) y sectores críticos del chavismo.

Más información