Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un actor de ‘Ciudad de Dios’ es jefe del narcotráfico en una favela de Río

Ivan da Silva Martins, que interpretaba a un traficante en la película de 2002, es ahora el principal sospechoso de matar a un policía en una favela

El reparto de 'Ciudad de Dios': Iván El Terrible, con pantalón corto, es el quinto desde la izquierda.

Hace 15 años, a Ivan da Silva Martins se le conocía como Ivanzinho, un chaval problemático al que le gustaba robar. Un día fue seleccionado para un papel pequeño en una película que pretendía plasmar la vida en una favela dominada por el crimen y la crueldad de los jóvenes soldados del narcotráfico. Cidade de Deus (Ciudad de Dios), lanzada en 2002, se convirtió en uno de los filmes más famosos y aplaudidos de Brasil. Estuvo nominado a cuatro Oscar, fue visto en todo el mundo y podría haber cambiado la vida de Ivanzinho.

El mismo joven que en aquel rodaje era, en palabras del director, Fernando Meirelles, un chico puntual y hasta un buen actor, es hoy uno de los hombres más buscados de Río de Janeiro. Entre otras acusaciones, es el principal sospechoso del asesinato de un policía militar en la favela de Vidigal (el agente, Hudson Silva de Araujo, es el número 91 que muere en la ciudad en lo que va de año, una cifra escandalosa hasta para Río de Janeiro y que da buena muestra del trágico declive carioca).

Ivanzinho ahora es conocido como Iván el Terrible. Según la policía, es el jefe del narcotráfico en la favela de Vidigal, un enclave que, hasta que se volvió a disparar la violencia en Río, era el destino favorito de los turistas por su oferta cultural, sus fiestas, sus casitas y vistas panorámicas del océano.

Como su propio apodo indica, Iván el Terrible no era un jefe simpático. Además de traficar con drogas en nombre de su banda criminal, Amigos dos Amigos, obligaba a los conductores de furgonetas a pagar una tasa por circular por el barrio: en la favela, que está ubicada en una montaña, son un medio de transporte fundamental para quienes viven en lo alto.

Dice el diario O Globo que Ivanzinho se convirtió en una figura tan temida que sus propios vecinos no le aceptaban. Le hicieron residir en otra favela, la vecina Rocinha -la más rentable para los traficantes de la zona sur, donde se sitúa el área turística de Río. Hasta el asesinato del agente militar, Vidigal era considerado el último reducto de paz en las favelas cariocas. Hoy, se suma a las que lloran el fracaso de la política que les prometió seguridad y servicios básicos de cara a los grandes acontecimientos deportivos.

Ivanzinho era, en Ciudad de Dios, uno de los integrantes de la banda del terrible Ze Pequenho, el jefe del narcotráfico en la pantalla. Ahora, Iván el Terrible es el protagonista de su propia película.