Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos extranjeros creen que Liu Xiaobo está en condiciones de viajar

El principal disidente chino desea tratarse su cáncer en el exterior pero Pekín alega que está demasiado enfermo para un traslado

Un activista muestra una de las mil postales con mensajes de apoyo al disidente chino Liu Xiaobo, el 5 de julio. Vídeo: China pide a la ONU que no interfiera en sus decisiones internas.

Los dos médicos extranjeros que han examinado al premio Nobel de la Paz chino Liu Xiaobo del cáncer de hígado avanzado que padece opinan que el disidente está aún lo suficientemente fuerte como para ser trasladado a recibir tratamiento en el extranjero, aunque precisan que la evacuación debería ocurrir “lo más rápidamente posible”. Pekín alega que el activista, condenado en 2009 a 11 años de cárcel por “subversión”, está demasiado grave.

Los dos oncólogos, Joseph Herman, del Centro MD Anderson de la Universidad de Texas, y  Markus Büchler, de la Universidad alemana de Heidelberg, visitaron a Liu el sábado junto al equipo médico chino que trata al enfermo en un hospital de la ciudad de Shenyang, en el noreste de China.

Liu Xiaobo y su familia han pedido que el resto de su tratamiento tenga lugar en Alemania o en Estados Unidos. Aunque siempre existe un cierto riesgo en el movimiento de cualquier paciente, los dos médicos creen que el señor Liu puede ser transportado sin problemas, con el apoyo y cuidado médico apropiados durante la evacuación”, apunta un comunicado suscrito por los dos doctores. En cualquier caso, matiza, el traslado debe producirse “lo antes posible”. Tanto la Universidad de Heidelberg como el Centro MD Anderson se han ofrecido a tratar a Liu como paciente.

Apenas un día antes, los médicos chinos habían advertido que trasladar al disidente más célebre del país sería “peligroso” dado lo avanzado de su enfermedad, según un comunicado que publicó el hospital. Los expertos extranjeros “dieron totalmente por bueno el tratamiento” que el paciente ha recibido hasta el momento, agregaba.

Esta semana, los médicos decidieron suspender parte del tratamiento porque estaba afectando demasiado negativamente el funcionamiento del hígado, y advirtieron a la familia que se preparara para un posible final próximo. Pero los médicos extranjeros, aunque están de acuerdo con el diagnóstico general de que Liu sufre un cáncer avanzado y recomiendan un tratamiento paliativo, precisan que aún pueden probarse “opciones adicionales”, incluida la radioterapia.

La comunidad internacional ha solicitado de manera reiterada que se permita el traslado al extranjero de Liu, como desean el enfermo y su familia. El premio Nobel de la Paz 2010 fue diagnosticado en mayo de un cáncer de hígado en estado terminal, diagnosticado demasiado tarde en la cárcel. Tras la noticia, el activista fue trasladado al hospital en situación de libertad condicional, aunque aun ingresado continúa bajo vigilancia y solo unos pocos familiares han podido visitarle.

Liu había sido detenido en 2008 y condenado el día de Navidad de 2009 por redactar un documento, la “Carta-08”, en la que pedía el respeto de los derechos humanos, la separación de poderes y democracia en China.

En un tuit, el disidente y amigo de la familia Hu Jia ha puntualizado que “aunque quizá no podamos lograr el milagro de curar la enfermedad terminal de Liu Xiaobo, quizá todavía podemos conseguir que Liu, (su esposa) Liu Xia y (su cuñado) Liu Hui puedan marcharse de su prisión. Cinco días de presión de la opinión pública, fuerza y diplomacia simultáneamente”.