Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un asesinato, convertido en un gran bulo conspirativo en Washington

La cadena FOX retira un reportaje que acusaba sin pruebas a la víctima de haber entregado a Wikileaks los correos del Partido Demócrata

Caso Wikileaks
La noticia sobre Rich que Fox ha tenido que retirar tras promocionar en antena y en las redes sociales.

Seth Rich podría haber sido una víctima de asesinato más en la capital de Estados Unidos. El joven de 27 años murió de un disparo a las cuatro de la madrugada, una noche de julio de 2016, cuando llegaba a su casa. Pero ahora, casi un año después, su nombre es el centro de una teoría conspirativa que ha emergido desde páginas webs ultraconservadoras hasta FOX. Rich era empleado del Partido Demócrata en Washington, murió pocos días antes de que Wikileaks publicara los primeros correos robados al partido en un ciberataque atribuido a Rusia y centenares de noticias falsas aseguran sin pruebas que estos hechos están relacionados.

Desde su muerte, la familia de Rich ha peleado dos frentes. El primero intenta encontrar al responsable del asesinato, sin identificar aún por la policía local. El segundo lucha contra teorías conspirativas que aseguran que él es el responsable de la filtración. “Esa pesadilla es lo que nuestra familia vive todos los días”, escribieron en una columna en The Washington Post en la que califican las conspiraciones de “indescriptiblemente crueles”. La maraña de mentiras ha llevado a los padres a pedir a un juez que impida que FOX publique las declaraciones de uno de sus comentaristas. El colaborador alega que fue Rich quien robó los documentos de los demócratas porque trabajaba para Wikileaks, y que no una estrategia orquestada por Rusia para favorecer a Donald Trump en las elecciones.

Los detalles alrededor de la muerte de Rich dependen fundamentalmente del medio de comunicación que se consulte en Estados Unidos y la diferencia ha sido aún más drástica en las últimas semanas. Las teorías conspirativas difundidas por la ultraderecha se han acentuado conforme se intensifica el escándalo de la trama rusa en la Administración Trump por la reunión del presidente con el ministro de exteriores y el embajador de Rusia en el Despacho Oval, el hecho de que compartiera con ellos información secreta de la lucha antiterrorista, y las revelaciones del exdirector del FBI acerca de las supuestas presiones de Trump para que cerrara la investigación.

Al mismo tiempo que diarios como The Washington Post y The New York Times publicaban exclusivas diarias con estos detalles, páginas de ultraderecha defendieron que Hillary Clinton está detrás de la muerte de Rich. Por su parte, FOX citaba a un supuesto investigador contratado por la familia —que resultó ser además otro veterano comentarista de la cadena— y que aseguraba que había pruebas de que Rich había estado en contacto con Wikileaks antes de su muerte. El comentarista, Rod Wheeler, se retractó poco después y dijo no poseer ninguna información que pudiera demostrar este detalle.

El presentador de FOX Sean Hannity insistió este miércoles en que seguiría investigando la muerte de Seth Rich.

El jefe de policía de Washington afirmó en un comunicado que “no hemos podido encontrar ninguna prueba de que nada de esto sea verdad”. Las autoridades investigan ahora al comentarista de FOX que se presentó como asesor de la familia, supuestamente contratado sin su permiso por un multimillonario de Texas que también colabora con la cadena y que mintió sobre su pasado en la policía local.

La información de FOX añadía que una investigación del FBI había encontrado pruebas de que Rich envió más de 44.000 correos electrónicos del Partido Demócrata a un miembro de Wikileaks ya fallecido, pero el FBI niega que esté indagando en el caso. Las alegaciones de que Rich está vinculado con la organización de Julian Assange se basan en que éste ofreció 20.000 dólares a cambio de información sobre la muerte del joven, aunque nunca justificó por qué.

Los padres de Rich respondieron con una orden judicial que pide a FOX que deje de reproducir las declaraciones de Wheeler porque son falsas y consideran que están interfiriendo con la investigación policial. Su hermano también ha escrito a los ejecutivos de la cadena para pedirle que no deje que Kim Dotcom, creador de Megaupload y pendiente de un caso de extradición a EE UU por piratería, acuda al programa de Sean Hannity a decir falsamente que cuenta con pruebas de que Rich trabajaba para Wikileaks.

No fue suficiente. Hannity, uno de los rostros más conocidos de la cadena, mencionó el 16 de mayo un artículo que aseguraba que Rich colaboró con Wikileaks y que no hay ninguna razón para sospechar de la posible colaboración de la campaña de Trump con el Kremlin. También dio credibilidad a alegaciones de que el director de campaña de Clinton, John Podesta, estaba relacionado con el ataque a Rich. Una semana después, y tras una avalancha de presiones, la cadena emitió un comunicado para anunciar que ha retirado el reportaje porque “no cumple nuestros estándares editoriales”. Aún así, Hannity continuó con su desafío: “Yo no soy Fox.com ni Foxnews.com, yo no me he retractado de nada”.

Más información