Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

United Airlines amenazó a otro pasajero con esposarlo por ‘overbooking’

Se trata de Geoff Fearns, un pasajero con billete en primera clase para hacer el trayecto entre Hawai y California

El reverendo Jessie Jackson en una protesta contra United Airlines.
El reverendo Jessie Jackson en una protesta contra United Airlines. AFP

Geoff Fearns, un pasajero con billete en primera clase para hacer el trayecto entre Hawai y California la semana pasada, asegura que fue amenazado por United Airlines con ser esposado si no abandonaba el vuelo por otro suceso de sobreventa de pasajes, ha informado el diario Los Angeles Times. Según el relato de Fearns, empleados de la compañía le solicitaron que abandonase su asiento porque lo necesitaba "alguien más importante que llegó en el último momento".

"Me dijeron que tenían una lista de prioridad y que esta persona estaba en un lugar más elevado que yo", explicó al periódico Fearns, que, al igual que en el suceso del pasajero expulsado por la fuerza este domingo de uno de los vuelos de esa misma compañía, ya se encontraba acomodado en su asiento.

"Entiendo que haya que dejar en tierra a pasajeros porque el vuelo esté lleno", reconoció Fearns, "pero a mí no me dijeron nada en la puerta de entrada. Ya estaba en mi asiento. Y después me dicen que no tenía elección. Me dijeron que me esposarían si se veían obligados a hacerlo".

La aerolínea finalmente desplazó a Fearns a un asiento central de la sección económica. A su regreso a casa, Fearns escribió al director ejecutivo de United, Oscar Muñoz, pidiendo la devolución íntegra de su pasaje y solicitando que la empresa done 25.000 dólares a una organización sin ánimo de lucro.

United respondió que su petición no sería atendida, pero se ofreció a pagar la diferencia de precio entre el coste original de su billete y el precio del asiento en la sección económica.También le ofrecieron un crédito de 500 dólares para la compra de un nuevo billete. "A pesar de la experiencia negativa, esperamos seguir contando con su apoyo", fue la respuesta de un representante de la aerolínea. según su versión.

Varios vídeos grabados este domingo por pasajeros del vuelo 3411, que iba a partir del aeropuerto O'Hare de Chicago (Illinois) con destino a Louisville (Kentucky), reflejaron cómo un hombre de mediana edad y rasgos asiáticos gritaba mientras un policía, acompañado por otros dos agentes, lo levantaba de su asiento y lo arrastraba por el pasillo.

United necesitaba una serie de asientos para trasladar tripulaciones, pero ningún pasajero aceptó la compensación económica ofrecida originalmente. La compañía amenazó con no despegar hasta que cuatro personas se levantaran de su asiento y abandonaran la aeronave. Ante esa situación, la empresa seleccionó al azar, mediante una computadora, a los pasajeros que tendrían que salir.

Una pareja se fue a regañadientes, pero el protagonista de los vídeos contestó que era un médico y necesitaba ver a sus pacientes el lunes por la mañana.

El incidente causó tanto revuelo, que Muñoz ha pedido disculpas varias veces y hoy subrayó que no se volverá a utilizar a policías para sacar a los pasajeros de los aviones en caso de sobreventa de billetes, al tiempo que reiteró su "vergüenza" por el episodio.

La compañía vivió otro episodio polémico recientemente cuando prohibió a dos adolescentes embarcar en un avión por vestir unos leggins y obligar a otra niña a cambiar su vestimenta.

Más información