Obligar a las mujeres a usar tacones altos en el trabajo ya es ilegal en la Columbia Británica

La provincia canadiense considera que representan un riesgo para la salud y la seguridad en el trabajo

Dos mujeres, con tacones, en una oficina.
Dos mujeres, con tacones, en una oficina.Getty

La Columbia Británica, una provincia de Canadá con más de cuatro millones de habitantes, ha prohibido que se exija a las mujeres el calzar tacones altos para ir a trabajar, no solo porque es discriminatorio sino también porque supone un riesgo de caídas y heridas, lo que compromete su seguridad en el centro de trabajo.

El cambio de legislación se produce después de que Andrew Weaver, representante político del Partido Verde, registrara el 8 de marzo un proyecto de ley para evitar que se introduzcan requisitos de calzado en las empresas basados en el género.

"En algunos centros de trabajo de nuestra provincia, las mujeres son obligadas a usar tacones altos. Nuestro gobierno, como la mayoría de nuestros ciudadanos, piensa que esto está mal. Por eso hemos cambiado la ley para detener esta práctica insegura y discriminatoria", ha dicho la primera ministra de British Columbia, Christy Clark.  La obligación de llevar un tipo de calzado en función del género ha sido recientemente discutida por los diputados en Reino Unido.

Clark ha insistido en que el imponer un código de vestimenta que incluya los taconazos supone "un problema de salud y seguridad en el trabajo", porque "existe un riesgo de lesiones físicas por resbalamiento o caída, así como de posibles daños en los pies, las piernas o la espalda por el uso prolongado en el trabajo [de zapatos altos]". Por ello, el Gobierno ha reformado la ley de seguridad laboral.

Las enmiendas a la citada ley "asegurarán que el calzado del lugar de trabajo sea de diseño, construcción y material que permita al trabajador realizar su trabajo de manera segura, y asegura que los empleadores no pueden exigir calzado contrario a esta norma", ha asegurado la ministra regional de Trabajo, Shirley Bond.

Bond ha reconocido el trabajo de Andrew Weaver, la política del partido verde que puso en marcha el mecanismo que ha permitirá a las mujeres de la Columbia Británica acudir al trabajo en tacones en el exclusivo caso de que a ellas les apetezca.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS