Los últimos que amenazaron Westminster

La participación británica en la coalición de EE UU ha situado el país en la diana del Estado Islámico

Fotograma de un vídeo propagandístico del ISIS en el que se muestra el Parlamento británico y la frase “Ataques en Siria. El Parlamento británico autoriza acciones contra el Estado Islámico”. En vídeo, los diputados británicos guardan un minuto de silencio este jueves en la cámara.VÍDEO: REUTERS-QUALITY (reuters_live)

El Reino Unido y en concreto Londres están en la diana de organizaciones terroristas, entre ellas la más letal del momento, el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés). A falta de que se esclarezca la identidad y posible afiliación del atacante que acabó este miércoles con la vida de al menos tres personas en Londres, lo que es cierto es que la propaganda del ISIS ha llamado a sus partidarios a atacar en suelo británico. El argumento de los yihadistas: su participación en la coalición liderada por EE UU que combate en Siria e Irak al grupo de Abubaker al Bagdadi.

Más información

Y para muestra el vídeo difundido ampliamente en la Red —aún se puede encontrar y ver sin necesidades de maestría alguna en Internet— el 25 de enero de 2016 bajo el título “Mátalos a todos allí donde los encuentres”, un llamamiento claro a la acción de los lobos solitarios radicalizados. La grabación, de 17 minutos, producida por el sello Al Hayat, uno de los brazos mediáticos predilectos del ISIS, identifica a nueve atacantes del atentado de París del 13 de noviembre de 2015, entre ellos a uno de los cerebros, Abu Omar al Baljiki. Tras imágenes de entrenamiento y decapitaciones varias, el vídeo se va a negro para lanzar una amenaza con el siguiente titular: “Ataques en Siria”. En el subtítulo se puede leer “el Parlamento británico autoriza acciones contra el Estado Islámico”.

El primero en aparecer en esta secuencia es el presidente del Parlamento, John Bercow, durante la sesión en la que se votó la participación de Londres en la coalición organizada por Washington contra el ISIS desde el verano de 2014. Sobre la imagen del emblemático Bercow, un símbolo de la institución, se mezcla la del pleno de la Cámara y, acto seguido, el primer plano del entonces primer ministro David Cameron. Una diana en rojo rodea su rostro durante su intervención. No era la primera vez que el ISIS mencionaba a Reino Unido en su retahíla de objetivos a golpear, pero sí la más directa.

Los aviones de la RAF (Royal Air Force) atacan al ISIS tanto en Siria como en Irak. El Gobierno británico es uno de los más transparentes en su participación en la ofensiva aérea. Y por este motivo, en la clásica retórica yihadista, Londres es campo de batalla para la venganza. También lo era en tiempos en los que Al Qaeda tenía la corona de la yihad global por su intervención en Irak y Afganistán. En esa esfera se movían todavía, por ejemplo, los británicos de origen nigeriano Michael Adebolajo y Michael Adebowale, autores del atentado en el sur de Londres que acabó con la vida del soldado Lee Rigby, el 22 de mayo de 2013.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Yihad de ida y vuelta

Pero al igual que ha virado la caravana yihadista en Mesopotamia, también lo ha hecho en Londres —conocido en los años noventa como Londonistan por la radicalización de los jóvenes en torno a la mezquita de Finsbury Park—. Al menos 850 británicos han viajado en los últimos años a Siria e Irak para unirse a grupos yihadistas como, esencialmente, el Estado Islámico. Algo menos de la mitad podrían haber vuelto a casa. Una de las figuras más relevantes en la propaganda del grupo ha sido el británico de origen árabe Mohamed Emwazi, conocido como Jihadi John y que protagonizó desde finales de 2014 hasta su muerte en noviembre de 2015 numerosos vídeos de decapitaciones de rehenes. La revista Dabiq, mensual del ISIS en inglés, publicó un obituario en el que alababa al joven de 27 años y prometía venganza.

Pero una de las caras más visibles de la retórica del ISIS en Reino Unido ha sido la del líder religioso Anjem Choudary, activista del islam más radical y orador fiel en las redes sociales y los medios de comunicación hasta su detención y encarcelamiento en agosto de 2016. Choudary, nacido en Londres hace 50 años, había jurado lealtad al califa Ibrahim, esto es, a Abubaker al Bagdadi, al tiempo que había instado a sus seguidores a viajar al califato para unirse a las filas de los yihadistas. Por esto, Choudary tendrá que permanecer en prisión durante una década.

El vídeo que difundió Al Hayat en enero de 2016, tras situar la diana roja sobre el rostro de David Cameron vuelve a negro. Tras un par de segundos emite una secuencia rápida de imágenes de aviones de combate, sobre un mapa de Siria e Irak. A continuación, la grabación mezcla a alta velocidad escenas de Londres, de sus mercados, sus calles, del Big Ben, la plaza de Trafalgar y Buckingham Palace. “Cualquiera que forme parte de las filas de los infieles”, dice la producción del ISIS, “será objetivo de nuestras espadas y caerá en la humillación”.

Sobre la firma

ÓSCAR GUTIÉRREZ

Periodista de la sección Internacional desde 2011. Está especializado en temas relacionados con terrorismo yihadista y conflicto. Coordina la información sobre el continente africano y tiene siempre un ojo en Oriente Próximo. Es licenciado en Periodismo y máster en Relaciones Internacionales

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción