Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel refuerza su colaboración con el régimen de Al Sisi

La cancillera alemana ha visitado El Cairo para reforzar la cooperación económica y en el control de los flujos migratorios

En la primera jornada de su gira por el norte de África, la cancillera alemana Angela Merkel visitó el jueves El Cairo, donde se entrevistó con el mariscal Abdelfatá Al Sisi, entre otras personalidades. El viaje, el primero efectuado por Merkel a Egipto después de la Revolución de 2011, contaba con varios objetivos, entre ellos reforzar la coordinación de ambos países en la lucha antiterrorista y en el control de los flujos migratorios, así como también la cooperación económica. No en vano, la cancillera llegó a la capital egipcia acompañada de nutrida delegación de empresarios alemanes interesados en invertir en Egipto.

KEF01 EL CAIRO (EGIPTO), 02032017.- El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi (d), estrecha la mano de la canciller alemana, Angela Merkel (i), durante una rueda de prensa tras su reunión en el palacio presidencial de El Cairo, Egipto, hoy 2 de marzo de 2017. Merkel realiza una visita oficial de dos días al país. EFEKHALED ELFIQI
KEF01 EL CAIRO (EGIPTO), 02/03/2017.- El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi (d), estrecha la mano de la canciller alemana, Angela Merkel (i), durante una rueda de prensa tras su reunión en el palacio presidencial de El Cairo, Egipto, hoy 2 de marzo de 2017. Merkel realiza una visita oficial de dos días al país. EFE/KHALED ELFIQI EFE

La cuestión de los refugiados ocupó la mayor parte de la conferencia de prensa conjunta que realizaron ambos mandatarios en el Palacio de Ittihadia. Merkel aseguró que su país se hallaba plenamente comprometido en la ayuda a las autoridades egipcias para que controlen de manera efectiva sus fronteras. “Hay rutas para la inmigración ilegal de Libia a Alemania ... La cuestión ahora es como parar el tráfico de personas y evitar la apertura de una nueva ruta para escapar hacia Europa a través de Egipto”, comentó la cancillera en su comparecencia ante los periodistas.

Ante una pregunta sobre la posibilidad de que Egipto firme un acuerdo con la Unión Europea como el concluido con Turquía para albergar en su territorio campos de migrantes, Al Sisi fue tajante: “En Egipto no hay campos de refugiados ya que los cinco millones que tenemos viven entre los egipcios”. Aunque es bastante difícil estimar el número de exiliados e inmigrantes residentes en Egipto, pues muchos de ellos son indocumentados, la cifra ofrecida por el mariscal parece un tanto exagerada. La mayoría de ellos son originarios de Sudán, Siria y Etiopía.

Al Sisi aprovechó la presencia de medios europeos para defenderse de las acusaciones de violaciones masivas de derechos humanos. “Tenéis que tener en cuenta las condiciones específicas de Egipto, diferentes de las vuestras ... centenares de personas han perdido la vida por atentados terroristas”, apostilló. Por su parte, Merkel prefirió pasar de puntillas sobre la cuestión, y se limitó a destacar la importancia que tiene para el progreso de un país la fortaleza de su sociedad civil, incluidas las organizaciones de derechos humanos.

Desembarco empresarial alemán en Egipto

Antes de la rueda de prensa, los dos mandatarios inauguraron a distancia tres plantas eléctricas fruto de un partenariado entre la compañía alemana Siemens y la egipcia Orascom. La multinacional germana realizó una ambiciosa apuesta por el país árabe en 2015, y durante una visita del presidente egipcio a Berlín firmó acuerdos comerciales por valor de 8.000 millones de euros. El interés de los inversores extranjeros por Egipto ha crecido después de la concesión de un crédito por parte del FMI valorado en más de 11.000 millones de euros, que ha ido acompañado de un duro plan de ajuste estructural.

“En términos de inversiones directas, hay señales que algunas compañías están otra vez tomándole la temperatura. Por ejemplo, en febrero, el Reino Unido envió al país una de las mayores delegaciones comerciales de la historia”, sostiene Oliver Reynolds, de la consultora FocusEconomics, si bien matiza que es probable que muchos empresarios esperen a la aplicación de nuevas reformas estructurales antes de implicarse de manera firme en el país, que posee el mayor mercado del mundo árabe, con más de 90 millones de habitantes.

Una de las principales reformas aplicadas ya por el Gobierno fue la flotación de la libra egipcia, que perdió más de la mitad de su valor en tan solo una semana del pasado mes de noviembre. “El año 2017 parece que será difícil para el egipcio de a pie, con una elevada inflación que reducirá su poder adquisitivo. No obstante, algunas señales alentadoras ya están apareciendo, pues la libra se ha reforzado de forma significativa en febrero, y el Banco Central ha aumentado sus reservas”, afirmó Reynolds. Por la tarde, la cancillera se reunió también con las principales autoridades religiosas cristianas y musulmanas de Egipto antes de dirigirse a Túnez, segunda y última etapa de su gira.