Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia frustra un atentado kamikaze del Estado Islámico

Dos policías resultaron heridos cuando un terrorista activó una bomba en Constantina

Soldados argelinos, cerca de la ciudad de Ouled Gacem, a principios de 2014.
Soldados argelinos, cerca de la ciudad de Ouled Gacem, a principios de 2014. REUTERS

El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) ha asumido este lunes la autoría de la acción de un kamikaze muerto el domingo por la noche cuando intentaba entrar en una comisaría de la ciudad de Constantina (450.000 habitantes). La Dirección General de la Seguridad Nacional (DGSN) informó de que un agente, que se encontraba bajo un edificio que albergaba a varias familias, evitó lo que podría haber sido una matanza. El policía sospechó de las intenciones del terrorista, disparó varias veces a modo de aviso para impedirle entrar en el edificio y después logró “de forma enérgica y heroica”, disparar contra el cinturón explosivo. El terrorista logró activar la bomba desde el suelo, murió y logró herir de forma leve a dos agentes.

El medio digital TSA recogía este lunes la declaración del propietario de una tienda cercana: “Nadie se esperaba un acto así. De golpe, todo se volvió negro. En un primer momento pensamos que se trataba de una explosión de gas, después creíamos que era un coche bomba, y finalmente vimos que era un kamikaze”.

Mientras la policía analiza el ADN del yihadistas, varios medios argelinos especulan con la posibilidad de que se trate de uno de los tres terroristas que el pasado 28 de octubre mataron a quemarropa a un policía en un restaurante céntrico de la misma ciudad. En aquella ocasión el Estado Islámico reivindicó también el atentado.

Las principales ciudades de Argelia cuentan con un despliegue constante de la policía para evitar atentados terroristas. Los controles sobre el tráfico en plena calle y en las carreteras son habituales. En las zonas más agrestes del país también son frecuentes las operaciones del Ejército contra los grupos yihadistas. La revista especializada en temas militares Al Yeish (Ejército), órgano de propaganda del Ministerio de Defensa, informa de que en 2016 las Fuerzas Armadas abatieron a 125 presuntos yihadistas y arrestaron a 225, según recoge la Agencia EFE.

A pesar de que el país quedó hastiado de violencia tras la guerra civil de los años noventa, donde fallecieron unas 200.000 personas, a pesar de que los yihadistas no tienen opciones de llegar al poder ni por las armas ni por las urnas, los islamistas siguen mostrando su poder de destrucción. La rama magrebí de Al Qaeda (AQMI), la del argelino Mojtar Belmojtar, a quien tantas veces se le ha dado erróneamente por muerto, asoma de vez en cuando sus garras por el desértico sur del país. En enero de 2013 este grupo tomó una planta de gas en el sur del país y en la operación de rescate murieron 37 rehenes extranjeros.

Y en septiembre de 2014 un grupo argelino vinculado al Estado Islámico reclamó la decapitación de un ciudadano francés. No obstante, el ISIS no dispone de mucha presencia en Argelia. De hecho, los argelinos que marcharon hacia Siria para incorporarse a las filas de este grupo son menos de 100, frente a los casi 2.000 de Marruecos y los más de 3.000 tunecinos. Sin embargo, la desestabilización que sufre Libia podría provocar la llegada masiva de miembros del ISIS en Argelia.