Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay gente que está utilizando la Red contra nuestras instituciones”

El comisario de Seguridad, Julian King, asegura que la UE trabaja para dificultar el cruce de fronteras de los terroristas

El comisario europeo de Seguridad, Julian King, el 21 de febrero en Madrid.
El comisario europeo de Seguridad, Julian King, el 21 de febrero en Madrid. EL PAIS

Julian King es desde el año pasado el encargado de mantener la seguridad y rebajar la amenaza terrorista en la unión Europea (UE). De visita oficial en España y Portugal —donde mantuvo el pasado lunes y martes reuniones con los ministros de Justicia e Interior y los servicios de Inteligencia— el comisario británico, anteriormente embajador en Francia, afirma que una de sus mayores preocupaciones son los ciberataques en la UE. “Hay gente que está utilizando la Red contra nuestras instituciones”, ha alertado durante una entrevista con EL PAÍS. Aunque se muestra reticente a atribuirlos a un solo país, el foco de las sospechas de Bruselas está, a todas luces, sobre uno: Rusia.

King, con la extrema prudencia que suele caracterizar a los comisarios europeos, advierte una y otra vez de que su comisión “no es un servicio de Inteligencia” y que, por tanto, no puede apuntar directamente a un Estado como perpetrador de crímenes cibernéticos. No obstante, y haciendo gala de su audacia diplomática, utiliza las denuncias de otros para hacerlas suyas: “Reino Unido, Alemania y Francia sí subrayan su preocupación frente a los ataques que provienen de Rusia”, desvela.

La amenaza no es nueva y el terreno es pantanoso. Tras el escándalo de la supuesta interferencia rusa en el resultado de las elecciones en Estados Unidos (EE UU) que dieron como vencedor a Donald Trump, la UE afronta ahora un año de comicios decisivos para el futuro del proyecto comunitario en el que la ciberseguridad será un pilar fundamental. En un contexto de tensión por las políticas migratorias, por la acogida de refugiados, por la amenaza terrorista y por las políticas de austeridad, la UE encara ente 2017 tres importantes citas con las urnas —Holanda, Francia y Alemania— que podrían desestabilizar el proyecto comunitario en beneficio de Moscú.

En Holanda, el xenófobo y populista de extrema derecha Geert Wilders encabeza los sondeos para los comicios de marzo y, ante los temores de una manipulación electoral a través de posibles ataques cibernéticos, el primer ministro Mark Rutte ha anunciado que los votos se contarán de forma manual. “Son los Estados los que tienen que tomar medidas”, espeta King al tiempo que ofrece “apoyo y ayudas” a los socios para poder atajar este tipo de fraudes en claro aumento en la UE. En 2016 las instituciones comunitarias experimentaron en sus servidores un incremento del 20% en ciberataques respecto al año anterior, según King.

La “preocupante” amenaza terrorista

El comisario asegura que, tras dos años de ataques terroristas en varios Estados de la UE, la “solidaridad está extendida” entre los Veintiocho. Pero aún así “se puede hacer más a nivel Europeo” para paliar los efectos del terrorismo, reconoce. Y enumera una serie de medidas como el Registro de Nombres de Pasajeros (PNR, por sus siglas en inglés) por el que se controlará al 100% de personas que entren en la UE, el endurecimiento de la lucha contra las armas ilegales —y la consiguiente cooperación con los países de los Balcanes occidentales—, y la promoción de ayudas para las víctimas de atentados terroristas. “España [por su pasado terrorista] goza de buenas medidas en este sentido”, alaba minutos antes de reunirse con el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido.

El PNR, que ha sido objeto de intensos debates en las tres instituciones comunitarias —Consejo, Parlamento y Comisión— durante años, entrará en vigor en “primavera de 2018”, asegura el comisario, quién reconoce que le hubiera gustado ver “más rapidez” en su aplicación, pues la amenaza terrorista sigue ahí actualmente y no tiene visos de rebajar. Y los Estados son bien conscientes: Bélgica está en alerta amarilla, Francia continúa en Estado de emergencia, España está en alerta cuatro de cinco... De hecho, una de las preocupaciones de Frontex, la agencia comunitaria de control de fronteras exteriores de la UE, alerta en un reciente informe sobre el aumento del retorno a la UE de combatientes europeos en Irak y Siria con motivo de una potencial derrota del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) a manos de la coalición internacional. Hay países, ilustra, que ya han iniciado el PNR: Reino Unido, Francia, Países Bajos y Hungría; otros, como España, están en un estado “avanzado”; y hay "un montón" de Estados que aún no saben por dónde empezar, reprocha.

Y para eso, King quiere mejorar y reforzar el Sistema de Intercambio de Información (SIS) dentro de la zona Schengen (libre circulación de personas). Preguntado por el cierre temporal de las fronteras interiores en varios Estados de la UE —Dinamarca, Alemania, Francia, entre otros— como medida antiterrorista (y también antiinmigración), el comisario asume dificultades aunque justifica el hecho de que lo hagan "por diferentes motivos" como la afluencia de refugiados y la amenaza terrorista.

A finales de 2016, el terrorista tunecino Anis Amri que asesinó a 12 personas al arrasar con un camión robado con un mercadillo navideño en Berlín (Alemania) consiguió en su huida atravesar hasta cuatro fronteras interiores (Alemania-Francia-Suiza e Italia) a pesar de que la libre circulación quedó anulada en 2015. “El problema es que [Amri] tenía 14 identidades y eso es un desafío” difícil de combatir, se excusa. Pero Bruselas, confirma el comisario, está trabajando con especialistas de todos los países para asegurar que sea “imposible” que alguien con más de una identidad atraviese ciertas fronteras.