Malasia y Corea del Norte, enfrentadas por la investigación del asesinato de Kim Jong-nam

Una televisión japonesa difunde un vídeo con la supuesta secuencia del ataque

Secuencia de imágenes del supuesto ataque a Kim Jong-Nam.
Más información
Kim Jong-nam, una vida y una muerte de película
Detenido un cuarto sospechoso de la muerte del hermano de Kim Jong-un
Detenida una sospechosa del asesinato del hermano de Kim Jong-un, según la policía

La muerte de Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder supremo norcoreano Kim Jong-un, amenaza con generar una guerra diplomática entre Malasia y Corea del Norte. El propio primer ministro malasio, Najib Razak, se ha visto obligado a salir al paso después de que en unas acaloradas declaraciones, el embajador norcoreano en Kuala Lumpur asegurar que su país “no puede fiarse” de las investigaciones malasias.

Cuanto más detalles salen a la luz sobre una muerte propia de película de espías, más sensacional se va haciendo el caso. En las últimas horas salía a la luz un vídeo en el que parece verse el momento en el que Kim es envenenado en el aeropuerto de Kuala Lumpur el lunes 13. En las imágenes, tomadas desde varios ángulos por las cámaras de seguridad y de calidad desigual, un hombre calvo vestido con un traje gris azulado y una mochila oscura entra en el vestíbulo de la terminal 2 y comprueba los vuelos en una pantalla antes de dirigirse a las máquinas de expedición de tarjetas de embarque.

Antes de poder proceder a facturar, dos mujeres se le aproximan y una de ellas, por detrás, parece cubrirle la cara con un trapo durante un par de segundos antes de marcharse a toda prisa. El hombre se dirige de inmediato a la policía para contar, acompañándose de gestos, lo que le acaba de suceder. Más tarde, se ve cómo los agentes le ayudan a llegar a la clínica del aeropuerto, ya aparentemente tambaleándose.

Corea del Sur considera que se trata de un asesinato preparado por agentes norcoreanos, una acusación que su presidente en funciones, Hwang Kyo-ahn, volvió a repetir este lunes en una reunión del su consejo nacional de seguridad en Seúl. Hasta el momento, la policía malasia busca a cuatro ciudadanos con ese pasaporte, que según el periódico malasio “The Star” han conseguido regresar a Pyongyang a través de una tortuosa combinación de conexiones aéreas: de Kuala Lumpur a Yakarta, de ahí a Dubai y después a Vladivostok, desde donde volaron a la capital norcoreana. El complicado trayecto parece haberse elegido para evitar China, la ruta más directa pero también el país que tenía a Kim Jong-nam bajo su protección, como residente de Macao.

La Policía malasia ha detenido ya a otras cuatro personas, un norcoreano, un malasio y dos muchachas identificadas por las imágenes de las cámaras de seguridad: una de ellas, de nacionalidad indonesia, creía que participaba en un programa de telerrealidad, según su familia. La segunda, de nacionalidad vietnamita, fue, según el vídeo difundido este lunes por la televisión japonesa Fuji TV, la persona que atacó a Kim.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aún se desconocen los resultados de las dos autopsias practicadas la semana pasada, aunque los medios locales han apuntado que podrían anunciarse el miércoles.

El embajador norcoreano en Kuala Lumpur, Kang Chol, ha arremetido contra la investigación malasia. Aunque el gobierno malasio ha confirmado que el fallecido es el hermano mayor de Kim Jong-un, Kang insiste en que se trata de un norcoreano llamado Kim Chol, el nombre que figuraba en su pasaporte. “Han pasado ya siete días desde el incidente, pero aún no hay ninguna prueba clara sobre la causa de la muerte y en estos momentos no podemos fiarnos de la investigación de la Policía malasia”, ha declarado el embajador. Según el diplomático, la pesquisa tiene una motivación política y busca complacer a “fuerzas hostiles”.

El propio primer ministro malasio ha salido al paso de esas declaraciones. “No tenemos ninguna razón por la que queramos hacer quedar mal a Corea del Norte, pero vamos a ser objetivos en la investigación”, ha indicado en comentarios a los periodistas. El gobierno en Pyongyang, ha indicado, debe aceptar que debe respetarse el Estado de Derecho.

 Malasia ha llamado a consultas a su embajador en Pyongyang como reacción a las críticas proferidas por Corea del Norte. La embajada norcoreana había reclamado la entrega del cuerpo de Kim Jong-nam, pero la policía malasia ha indicado que no lo cederá hasta que no reciba muestras de ADN de los familiares.

Las tensiones diplomáticas bilaterales marcan un drástico giro en una de las mejores relaciones que Corea del Norte mantenía con otro país. Kuala Lumpur ha sido escenario de conversaciones entre diplomáticos norcoreanos y funcionarios estadounidenses en el pasado. Los ciudadanos malasios no necesitan visado para visitar Corea del Norte -aunque sí deben solicitar un permiso de entrada- y el país del sureste asiático acoge a estudiantes y trabajadores norcoreanos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy

Es la corresponsal de EL PAÍS en Asia. Previamente trabajó en la agencia EFE, donde ha sido delegada en Pekín, corresponsal ante la Casa Blanca y en el Reino Unido. También ha cubierto conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio como enviada especial. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS