Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile apaga fuegos con voluntarios

El reciente desastre forestal se extinguió con el trabajo de bomberos no remunerados y ayuda internacional

Habitantes de Bio Bio (Chile) observan un incendio, el pasado 22 de enero. Foto: DRAGOMIR YANCOVIC (EFE). Vídeo: ATLAS

Cuando un terremoto sacude Chile, los bomberos son los primeros en salir al rescate. Pero pese a que el país vive en constante alerta de que un gran sismo golpee la tierra –el terremoto más fuerte registrado en la historia, de 9,5 grados ocurrió en Chile en 1960- los bomberos no están remunerados: son voluntarios.

Han sido estos bomberos, junto con la ayuda internacional, quienes han tenido que hacer frente a los incendios que azotaron Chile el pasado enero. La Comisión Europea envió a 187 bomberos y expertos en protección civil provenientes de Francia, España y Portugal. También contribuyó Wal-Mart, que envió un avión especializado en la lucha contra los fuegos, y Rusia, que mandó otra aeronave.

El equipo español de la UME, que trabajó en los incendios de Chile, fue despedido entre aplausos en el aeropuerto de Santiago. ATLAS

Andrés Campos, de 50 años, contable en una oficina en Santiago, colabora en la Compañía de Bomberos España, organización que fue fundada hace 125 años por inmigrantes españoles. El rescatista explica que desde que comenzaron los incendios a finales de enero, se ha vuelto a abrir la polémica sobre el sueldo de los bomberos en Chile. Pero los propios voluntarios rechazan el debate ya que, a pesar de no recibir un salario por su trabajo, se consideran una institución muy profesional: muchos de sus miembros son médicos, ingenieros, empresarios, abogados o estudiantes universitarios.

Y de los más de 30.000 voluntarios, muchos comienzan en la juventud. La primera organización fue fundada en 1860 por un grupo de colonos ingleses en Valparaíso. En Santiago, fueron los franceses quienes abrieron la primera estación, seguidos por los españoles, alemanes e italianos. De hecho, hay 17 compañías en todo el país que se han creado bajo el nombre de España. Incluso el ex embajador de España en Chile Íñigo de Palacio se unió a los bomberos. El rey Felipe es un miembro honorífico de la institución.

En época de recelo político, y en año de elección presidencial (el próximo 17 de noviembre), los bomberos en Chile gozan de una alta popularidad. No por nada son la entidad en la que más confían los chilenos, con un 98% de aceptación, según una reciente encuesta de la consultora Adimark. Y es que cada vez que saltan las alarmas, allí están los voluntarios, incluso en catástrofes fuera de Chile. Por ejemplo, un grupo de rescatistas chilenos partieron a ayudar a los damnificados del terremoto en Haití ocurrido en 2010.

El Gobierno subvenciona parte de los costes del trabajo de los bomberos. También se realizan campañas nacionales de recolección de fondos. Y más recientemente se ha comenzado a utilizar un sistema de recaudación con la captación de socios que cada mes aportan una cuota. El año pasado se recaudaron 260 millones de pesos mensuales (1,8 millón de euros aproximadamente). Y “si hubiese una campaña el mes que viene, la cifra probablemente sería el doble”, asegura Campos. Eso sin contar que a pesar del trabajo voluntario, hay compañías que cobran una cuota mensual a cada bombero de 15.000 pesos (11 euros).