Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica condena a un yihadista belga por un asesinato cometido en Siria

Es la primera vez que la justicia actúa contra un terrorista por un crimen llevado a cabo en otro país

Un coche bomba explota en Mosul (Irak), el pasado noviembre.
Un coche bomba explota en Mosul (Irak), el pasado noviembre. EFE

La justicia belga condena por primera vez a un yihadista por el asesinato de una persona en Siria. El Tribunal Correccional de Amberes ha sentenciado este lunes al belga Hakim Elouassaki a 28 años de prisión después de que reconociera durante el juicio haber matado a un musulmán chií de unos 40 años, a quien según su versión disparó en un apartamento situado a las afueras de Alepo siguiendo instrucciones de sus superiores. Las autoridades ya tenían en su poder una confesión de Elouassaki, de 24 años, en la que, ignorando que su teléfono estaba intervenido, relataba a su pareja por teléfono que había cometido el crimen con un fusil Kaláshnikov debido a que el hermano de la víctima solo había entregado 30.000 de los 70.000 euros que habían exigido por su liberación. "Una bala en la cabeza. Bang", contó a su compañera sentimental entre risas.

El terrorista llegó a Siria en octubre de 2012 e ingresó en el grupo Majlis al-Shura al-Mujahidin, una facción iraquí de la organización terrorista Al Qaeda. Su regresó a Bélgica se produjo apenas seis meses después tras ser herido en la cabeza por una granada. Precisamente esa lesión fue uno de los argumentos de la defensa para eximirle de la pena señalando que su cerebro había sido dañado. También esgrimió que la confesión era un relato adornado para convertirlo en heroico ante los yihadistas que aún se encontraban en el frente. Los jueces rechazaron ambos planteamientos.

El yihadista es un viejo conocido de la justicia belga dado que había sido condenado por su pertenencia a Sharia4Belgium, un grupúsculo salafista que reclutaba jóvenes combatientes para enviarlos a luchar a Siria.

Los secuestros son, junto a la venta de petróleo o el contrabando de antigüedades, una de las fuentes de financiación de los grupos yihadistas que operan en la zona. Las cantidades que se piden por la liberación de un secuestrado varían. Elouassaki mató al rehén por el que ha sido condenado pese a recibir de su hermano 30.000 euros. En otra conversación grabada, sin embargo, el yihadista admite que esa misma cantidad de dinero fue suficiente para poner en libertad a un cristiano armenio.

Bélgica es el país europeo con mayor proporción de yihadistas alistados en las filas del Estado Islámico y otros grupos terroristas que operan en Oriente Próximo. Según un informe del Ministerio de Interior del pasado año, 457 belgas se han enrolado en las filas yihadistas en Siria o Irak. Su elevado número ha desatado el temor de las autoridades sobre los retornados después de que se conociera que algunos de los autores de las masacres de París y Bruselas tenían experiencia militar en Siria.

Más información