Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así era el hotel Rigopiano, sepultado por un alud en Italia

El Rigopiano se distingue por su piscina termal exterior, según sus visitantes

La piscina termal del hotel Rigopiano, este fin de semana.

Fue este mismo enero, hace unos días. Media docena de clientes italianos acababan de pasar unos días de descanso navideño en el hotel Rigopiano, un bello lugar de reposo y contemplación situado en el macizo de Gran Sasso, en "el corazón verde de los Abruzos". La hospedería sita en Farindola (Pescara), de cuatro estrellas, se distingue especialmente por su piscina termal y por estar pegada a las faldas de la montaña. Ahora sus cuatro plantas han quedado sepultadas por un alud de nieve que se ha precipitado de esas faldas como consecuencia de los terremotos de este miércoles. "Un paraíso", coincidían varios clientes de este mismo mes de enero, que, además, colgaban fotos de su estancia.

El camino de llegada al hotel, este mismo mes.
El camino de llegada al hotel, este mismo mes.

"El hotel Rigopiano se distingue por su originalidad y el refinamiento en los detalles (...) El personal es cálido y reservado a la vez. Para los amantes del spa se puede decir en voz alta que apenas hay sitios como este en Italia. Mi mujer y yo nos metimos en la piscina mientras nevaba (...) pasamos cuatro días en un paraíso de montaña", dice el último comentario, de este mismo mes de enero, de un turista italiano en TripAdvisor.

Imagen general de la ubicación del hotel siniestrado, pegado a la falda del monte.
Imagen general de la ubicación del hotel siniestrado, pegado a la falda del monte.

El hotel, de 43 habitaciones con camas de hierro forjado y estilo clarísimamente alpino, es recomendado para los amantes de hacer circuitos de agua caliente y fría mientras nieva en el exterior, y también para quienes practican los deportes de montaña y nieve. "En invierno se puede salir con raquetas de nieve a caminar y recorrer parte inferior del Gran Sasso", escribe otro visitante.

El salón del hotel, este mismo enero.
El salón del hotel, este mismo enero.

El hotel, situado en el Parque Nacional del Gran Saso, está a 1.200 metros de altura. Está literalmente enclavado al pie de la montaña, durante en los últimos días ha caído una intensísima nevada que incluso había dejado el hotel inaccesible. "Los huéspedes del Rigopiano pueden relajarse en la sauna y el baño turco. También se ofrece bañera de hidromasaje y piscina cubierta, y los amantes del deporte podrán disfrutar de la pista de tenis y las bicicletas gratuitas", dice la web del hotel.

Imagen general del hotel.
Imagen general del hotel.

El Rigopiano, cuya estancia diaria cuesta 140 euros la noche, ofrecía este mes un paquete invernal de descanso y, sobre todo, ofrecía aislamiento. De hecho, las dificultades para llegar, el mal camino que conduce a este lugar. Incluso uno se queja de que este 16 de enero la piscina exterior estuviese cerrada a causa de la nieve. "Este ha sido el motivo principal por el que nos hemos ido del hotel", escribe este cliente. Iba con toda su familia.

Imagen aérea del estado actual del hotel, tomada por los bomberos.
Imagen aérea del estado actual del hotel, tomada por los bomberos.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información