Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente Ricardo Lagos regresa al centro de la política chilena

El dirigente, a punto de cumplir 79 años, opta a un segundo mandato

Ricardo Lagos, este domingo, durante su designación.
Ricardo Lagos, este domingo, durante su designación. REUTERS

El expresidente chileno Ricardo Lagos competirá por un segundo mandato tras ser proclamado candidato del Partido Por La Democracia (PPD, liberal de izquierda), alineado con la administración de la actual mandataria, Michelle Bachelet. El anuncio se oficializó tras una votación realizada durante el Consejo General del PPD que tuvo lugar el fin de semana. Lagos obtuvo el 92,6% de los votos, según informó la colectividad.

El exmandatario, que en dos meses cumplirá 79 años, se transformó en el segundo candidato presidencial para las elecciones de noviembre. El 7 de enero ya había sido proclamado el senador oficialista Alejandro Guillier como carta del Partido Radical. Lagos tiene una historia política marcada por su combate a la dictadura del general Augusto Pinochet y gobernó Chile entre 2000 y 2006. Su reaparición en el centro de la agenda se dio a partir de septiembre del año pasado, cuando por intermedio de una declaración en su sitio web apuntó a su disponibilidad para una campaña. “Yo no me restaré a ese desafío”, se leía en dicho comunicado.

El evento de proclamación contó con la asistencia de cerca de 600 personas y entre ellas se contaban militantes, invitados de otros partidos e incluso algunos ministros como Nicolás Eyzaguirre, secretario de la Presidencia, y Heraldo Muñoz, de Relaciones Exteriores. Ambos pertenecieron al gabinete de Lagos.

El discurso de aceptación, en tanto, estuvo marcado por la crisis de confianza en las instituciones que enfrenta el país tras casos de presunta corrupción, financiamiento irregular de la política y colusión de precios entre empresas. En esa misma línea apunta la frase de campaña: “Te invito a volver a creer”. En la instancia el recién proclamado candidato aseguró: “Así como en sus momentos apuntamos al dictador [Pinochet], hoy día lo vamos a hacer con aquellos que abusan indiscriminadamente”.

Además, Lagos hizo alusión al programa que definió el PPD previo a su oficialización como candidato y entre las propuestas que enumeró se encuentra la continuidad de la reforma a la educación pública con foco en la calidad, una mejora en las pensiones de retiro y la legalización de la marihuana. También enfatizó en que una integración real con América Latina será prioridad para un eventual próximo Gobierno.

La incógnita de Piñera

En este momento, el candidato con mejores expectativas para llegar al palacio de La Moneda es el líder de la centroderecha y también expresidente Sebastián Piñera, a quien la encuesta más prestigiosa del país —preparada por el Centro de Estudios Públicos— da un 20% de las preferencias. Sin embargo, y pese a un constante despliegue, Piñera ha reiterado que sólo en marzo definirá si intenta volver a gobernar. El principal contendiente de Lagos está en la centroizquierda y es el senador Alejandro Guillier, que en la última medición del CEP subió 13 puntos y quedó en un expectante 14% mientras Lagos se estancó en el 5%.

En esa misma encuesta el expresidente Lagos obtuvo un 45% de rechazo como figura política y su aprobación registró una caída de 12 puntos para quedar en un 23%. Guillier, por su parte, resultó como el mejor evaluado con una aprobación de 47% y un voto negativo de 16%. Con estos datos, Lagos y Guillier se medirán en una elección primaria en julio a nivel nacional entre los partidos que respaldan al Gobierno de Bachelet antes de poder participar en la elección general de noviembre.

Más información