Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania investiga a un niño de 12 años muy radicalizado por intentar dos atentados

El menor, alemán-iraquí, puso artefactos explosivos en un mercado navideño y junto al Ayuntamiento

Mercado navideño de Ludwigshafen (Alemania) donde el 26 de noviembre un alemán-iraquí de 12 años trató de cometer un atentado. AFP

La radicalización islamista afecta a personas cada vez más jóvenes. Muchos alemanes se estremecieron a principios de año cuando una niña de 15 años dejó herido de gravedad a un policía al clavarle en el cuello un cuchillo de cocina en la estación de trenes de Hannover. Ahora ha salido a la luz un caso todavía peor. Un niño de 12 años “fuertemente radicalizado”, según el informe de los investigadores, intentó en el último mes cometer dos atentados en la ciudad de Ludwigshafen, al oeste del país. Los dos intentos fallaron y el sospechoso está ahora, con el visto bueno de sus padres, en manos de los servicios sociales.

Las autoridades investigan al supuesto autor, un alemán-iraquí nacido en Ludwigshafen en 2004 que aparentemente se radicalizó, según sospecha la Fiscalía, por la influencia de un “miembro desconocido del Estado Islámico”. El primer intento de atentar se produjo el pasado 26 de noviembre. Entonces, según la información de la revista Focus que más tarde ha sido confirmada por las autoridades, el niño colocó un artefacto que no llegó a explotar en el mercado navideño de su ciudad. El 5 de diciembre, lo volvería a intentar al dejar una mochila llena de clavos y material explosivo en los alrededores de un centro comercial cercano al Ayuntamiento. La policía detuvo al niño-terrorista gracias al aviso de un viandante que vio lo ocurrido.

El portavoz de la Fiscalía federal en Karlsruhe tan solo confirmó el inicio de la investigación, pero no quiso dar más detalles sobre el caso. Mientras, en el Ministerio de Justicia insisten en que, pese a que el sospechoso sea menor de edad, eso no significa que no exista culpabilidad ni sanción posible.

El pasado mes de julio, un afgano de 17 años que había entrado en Alemania como refugiado hirió en un tren de Baviera a cuatro pasajeros, tres de ellos de gravedad. El atacante, que llevaba un hacha y un cuchillo, había jurado fidelidad al ISIS. Murió a manos de la policía cuando trataba de huir.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información