Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donald Trump tendrá que declarar en enero por su litigio con el chef José Andrés

Prestará testimonio dos semanas antes de su investidura por el caso de su hotel de Washington

Cuando falten apenas dos semanas para su investidura como presidente de Estados Unidos, Donald Trump tendrá que declarar en el litigio que mantiene con el chef español José Andrés por un restaurante en su hotel de lujo en Washington. Una juez denegó el miércoles la petición de la defensa de Trump de cancelar el testimonio, que deberá prestar la primera semana de enero ante sus abogados y los del cocinero. Se trata de una declaración bajo juramento en la que el juez no está presente y que es previa al inicio de un juicio por el caso.

Trump, a finales de octubre, junto a sus hijos y esposa en la inauguración del hotel en Washington.

El testimonio, ordenado por la juez Jennifer A. Di Toro, tendrá lugar en el rascacielos de Trump en Nueva York, como había pedido el magnate inmobiliario, y no en Washington. Normalmente suelen celebrarse en las oficinas de los abogados. La magistrada cedió en esa demanda pero denegó la solicitud de su defensa de limitar la duración de su declaración bajo el argumento de que Trump tiene una apretada agenda como mandatario electo.

La declaración podrá durar hasta siete horas. Está previsto que en enero José Andrés comparezca también ante los letrados de Trump. Este tipo de testimonios forma parte del proceso de exploración en un caso judicial. Los abogados de cada parte pueden pedir la declaración de uno de los implicados en el caso para usarla en el futuro juicio. En la sesión está presente un funcionario judicial y hay una transcripción del testimonio.

El cocinero José Andrés.
El cocinero José Andrés.

Ambas partes mantienen una disputa legal desde 2015, cuando el cocinero canceló su plan de abrir un restaurante en el hotel de lujo de Trump en Washington, inaugurado el pasado octubre, en protesta por la retórica incendiaria contra los inmigrantes mexicanos lanzada por el entonces aspirante republicano.

El empresario de hoteles y casinos interpuso en agosto de 2015 una demanda contra José Andrés, en la que le reclama una indemnización de 10 millones de dólares por la ruptura del contrato. La declaración de Trump, solicitada por los letrados del chef, tiene lugar en el marco de esa demanda.

José Andrés, una celebridad gastronómica en EE UU y cercano al Partido Demócrata, contraatacó en octubre de ese año con una petición de una compensación de al menos ocho millones de dólares por “los gastos incurridos en el desarrollo del restaurante” y “los beneficios perdidos”. El chef alega que los ataques de Trump dificultaron al futuro restaurante atraer a trabajadores y clientes hispanos, y recaudar fondos.

Oferta de pacto

La decisión de la juez llegó al día siguiente de que el chef ofreciera un pacto a Trump para sellar el contencioso y evitar el inicio de un juicio. “¿Podemos cerrar nuestras demandas y donar el dinero a una ONG de veteranos para celebrarlo? ¿Por qué seguir litigando? Ganemos ambos”, escribió el chef en su cuenta de Twitter en un mensaje con copia al futuro presidente. La defensa de Trump no ha contestado a la oferta.

El caso evidencia el serial judicial que puede acompañar a Trump durante su presidencia. A finales de octubre, según un análisis del diario USA Today, el republicano tenía abiertos al menos 75 de los alrededor de 4.000 casos contra él o sus empresas.

Tras ganar las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, Trump llegó a un acuerdo millonario para cerrar un proceso en el que se acusaba de estafa a un centro educativo suyo, algo que había rechazado hacer durante la campaña.

El pasado junio, el republicano ya tuvo que hacer un hueco en su agenda electoral para declarar ante los abogados de Geoffrey Zakarian, otro chef que canceló sus planes de apertura de un restaurante en el hotel de Washington como protesta por los exabruptos de Trump.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información